Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

'El Capricho'

A la salida del metro de Canillejas, relativamente cerca de la sede de EL PAÍS, se encuentra el camino que conduce a la finca denominada El Capricho, la que compró y transformó la condesaduquesa de Benavente y Osuna en 1783.Como se sabe, este conjunto consistía en un magnífico parque de más de 10 hectáreas de bosques y jardín, con arroyos, fuentes, parterres, idílicas ruinas, casita para el centinela, para la vieja, para el ermitaño, templete, columnas y pabellones. Además del consiguiente abejero, pequeño palacete con paredes de cristal para que pudiera observarse el trabajo de las abejas, y el correspondiente estanque con embarcadero para deleite de los aficionados a las barcas. Por cierto que las pinturas murales interiores y el revestimiento de finas cañas exteriores de este último edificio se conservan magníficamente. No así el puente, de esqueleto metálico, situado junto al estanque.

Al fondo de la finca se encuentra sólo la fachada del que fuera palacio neoclásico (porque el resto del edificio está en período de reconstrucción), fianqueada de torreones, escenario antaño de suntuosas fiestas que se hicieron famosas por el despilfarro de aquel pródigo que fue el gran duque de Osuna.

La finca, que pasó por varios dueños, tuvo hasta el heterogéneo destino de cuartel general del Ejército republicano en la guerra civil de 1936-1939. Pero quizá lo que más pueda interesarnos es que el genial Goya estuvo muy unido a El Capricho, pues no sólo pintó al fresco uno de sus techos, sino que hizo, para adornarlo, una veintena de cuadros, entre ellos una Pradera de San Isidro y seis motivos de brujas, y frecuentó mucho la alameda de Osuna por la amistad que tuvo con los condes-duques.

Este lugar es ahora poco más que la sombra de un recuerdo. El Instituto Nacional de Empleo y el Ayuntamiento de Madrid, mediante convenio, han creado una escuela-taller dentro de su recinto para la creación directa de empleo.-

Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de marzo de 1987