Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONTROL DE LAS ACTIVIDADES DE ETA EN EL EXTRANJERO

Una espectacular acción de la policía francesa

La acción llevada a cabo contra ETAm en la fábrica de muebles Sokoa, el 5 de noviembre de 1986, se realizó gracias a la información facilitada por el entonces director de la Seguridad del Estado, Julián Sancristóbal. La policía francesa, en una operación conjunta de los CRS (Compañías Republicanas de Seguridad), la Gendarmería y la Policía del Aire y de Fronteras (PAF), descubrió en Hendaya, en el subsuelo de la empresa, en un zulo (agujero), el arsenal más importante capturado a ETA y la mayor parte del archivo de finanzas de la organización terrorista, deteniendo a 11 personas: siete españoles y cuatro franceses.Entre el armamento intervenido se encontraban dos lanzamisiles soviéticos RPG-7, con sus correspondientes proyectiles, misiles tierra-aire con sistema de puntería térmico, 21 pistolas, abundante Goma 2 y una enorme cantidad de munición. También se incautaron documentos intemos de la organización que probaban la intención de atentar contra objetivos situados en Madrid y Barcelona, 1,5 millones de francos (unos 30 millones de pesetas), esposas y chalecos antibalas.

Según la documentación intervenida, un centenar de empresarios del País Vasco estaban pagando el impuesto revolucionario a ETAm.

Al día siguiente, la policia francesa entregó a España a seis de los siete supuestos activistas detenidos durante el registro de la empresa. Tres de ellos residían habitualmente en Irún: José Antonio Lizarríbar Lopetegui, José Miguel Urbistondo Ezkurra y Ramón Sagarzazu. Gaztelumendi, que fue puesto en libertad, bajo fianza de 50.000 pesetas, el 24 de diciembre.

Asimismo fueron entrega dos los refugiados vascos-Juan Luis Zabaleta Elósegui, José Antonio Gogorza Zugarramurdi y Jesús María Zarrabe. Quedaron en libertad tras esta operación tres traba adores franceses.

Permanece aún en prisión en Francia José Arrieta Zubirriendi, Azkoiti, quien, según fuentes policiales españoles, era el elemento más importante detenido en Hendaya. El director, de la cooperativa Patxi Noblia, fue acusado y posteriormente puesto en libertad al haber asumido José Arrieta toda la responsabilidad de la instalación del zulo descubierto en Sokoa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de marzo de 1987