Explosivos Río Tinto cita a sus acreedores bancarios el próximo lunes para iniciar la renegociación final de su deuda

Explosivos Río Tinto (ERT) y sus acreedores bancarios darán inicio el próximo lunes, día 9, a las conversaciones para la renegociación definitiva de la deuda del grupo químico español. La iniciativa de ERT de recibir el lunes a los siete representantes del comité bancario supone romper el punto muerto en que se encontraban esas conversaciones desde que la compañía anunció el pasado verano el deseo de negociar con sus acreedores el final de su reconversión financiera.Aunque el propio presidente de ERT, José María Escondrillas, había manifestado que dicha renegociación -que debe centrarse en lo que queda de los créditos principales (unos 40.000 millones de pesetas a finales de 1986) y en los llamados créditos participativos (39.420 millones a diciembre pasado)- debería estar terminada antes de la primavera, lo cierto es que los contactos no se habían iniciado y el clima entre ambas partes se había enrarecido después de que los bancos no dieran su visto bueno el Plan General Financiero presentado por ERT para el año 1987, plan que debe ser aprobado por la banca de acuerdo con el contrato de reestructuración firmado en marzo de 1984.

Plan financiero censurado

De acuerdo con fuentes bancarias, el 85% de los casi 130 bancos acreedores de ERT se han opuesto al plan financiero de ERT para 1987, censurando en concreto las inversiones previstas y el nivel de amortizaciones. Para los bancos, ese plan supone que ERT quiere recuperar la plena autonomía gerencial, "lo cual no es posible mientras exista el acuerdo de reestructuración suscrito por las partes en 1984. Si la compañía quiere plena libertad, lo que debe hacer es sentarse a negociar definitivamente".Fuentes de ERT han matizado que no se trata de un rechazo al plan financiero del grupo para 1987. "Los bancos han hecho sus observaciones, como es habitual; son reparos que se negocian y acomodan al plan definitivo".

Para las fuentes del grupo, por otra parte, la cita del próximo lunes supone iniciar el calendario para la negociación definitiva, en la cual "ERT presentará a los bancos un plan a cinco años que establecerá el futuro estratégico de la sociedad".

El plan financiero de ERT para 1987 prevé unas amortizaciones de 12.667 millones de pesetas, para "ir saneando inmovilizados de negocios con graves riesgos de obsolescencia en los próximos años". Esas amortizaciones, especialmente las efectuadas para sanear el valor de la filial Riotinto Minera en el balance de ERT, supondrán un importante recorte en los resultados previstos para este año, resultados que en las proyecciones hechas en 1984 se cifraron en 14.241 millones y que el balance previsional para este año reduce a 2.132 millones de pesetas antes de impuestos.

Las inversiones en inmovilizado material para 1987, el otro punto de discrepancia de la banca, se elevan a 12.535 millones de pesetas, destinadas a mejorar "la competitividad de los diversos sectores de actividad de ERT". La banca señala que la compañía no dispone de ninguna capacidad de inversión nueva fuera de la prevista en el plan firmado en 1984. En otras palabras, los bancos quieren cobrar lo que resta de su riesgo en ERT antes de permitir al grupo abordar sus necesidades de inversión para los próximos años.

Las inversiones en inmovilizado financiero, por otra parte, se elevan a 8.093 millones de pesetas. Las diferencias entre ERT y sus bancos, en todo caso, deben ser matizadas dentro de la satisfacción que la banca internacional muestra en el caso ERT, después de que la compañía haya cumplido con creces las metas previstas en el mencionado plan de reestructuración.

El pasado ejercicio ERT obtuvo 2.927 millones de pesetas de beneficios, con ingresos totales de 221.770 millones y gastos de 216.949 millones. Las ventas totales se elevaron a 183.043 millones con un resultado de explotación positivo de 4.821 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 03 de marzo de 1987.

Lo más visto en...

Top 50