Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los primeros resultados dan el triunfo a Haughey en Irlanda

Los primeros resultados de las elecciones generales celebradas en Irlanda el pasado martes, conocidos a primera hora de anoche, apuntaban a una victoria en votos del principal partido de la oposición, el Fianna Fail, de Charles Haughey, pero no lograban despejar la principal incógnita de las elecciones: si con los escaños conseguidos Haughey podría formar un Gobierno de mayoría absoluta.

Dado el diabólico sistema electoral vigente de listas abiertas y repartos de restos entre candidatos de diferentes partidos, los resultados finales no se podrán conocer hasta primeras horas de hoy, ya que en varios distritos electorales era necesario llevar a cabo diversos recuentos para el reparto de restos.Según datos de la Radiotelevisión irlandesa (RTE), con los votos de los 41 distritos electorales escrutados, el Fianna Fail -el partido nacionalista tradicional equiparable políticamente a un gaullismo populista había conseguido en esas circunscripciones el 49,6% de los votos, unas décimas por debajo de lo conseguido en 1982; el Fine Gael, del taoiseach (primer ministro) saliente, doctor Garret FitzGerald, el 32,1 %, -una baja de siete puntos en relación con las últimas elecciones-, y el Partido de los Demócratas Progresistas de Desmond O'Malley, el nuevo grupo que debuta por primera vez en los comicios y que pretende ser un equivalente de los liberales europeos con un gran componente monetarista en lo económico, el 17%, lo que, de confirmarse a nivel nacional, constituiría un gran éxito electoral.

Haughey, que todavía a media tarde expresaba su convicción de que su partido conseguiría la mayoría absoluta con 84 de los 166 diputados de la Dail (Cámara de Diputados), no parecía tan seguro de conseguir al final la victoria arrolladora que venía pronosticando a lo largo de la semana.

Según una predicción hecha a las ocho de la noche por la RTE, a la vista de los primeros resultados, el Fianna Fail, en el peor de los casos, tenía asegurados 78 escaños en la Cámara, el Fine Gael perdería un mínimo de 10 escaños y los nuevos demócratas progresistas tendrían por lo menos 10 diputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 1987