Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sátira sobre un general jubilado conmociona Belgrado

Ciento catorce periodistas yugoslavos exigen que Zivorad Minovic, el director de Politika, el diario más influyente de Belgrado, emplace ante el tribunal de honor profesional del periódico al autor de una sátira en la que se dice que el general jubilado Goiko Nikolis está casado con una antigua espía francesa que le robaba las valijas diplomáticas cuando el militar era embajador en la India. El autor firmó con seudónimo y hasta la fecha nadie ha descubierto su identidad.Nikolis participó en la guerra civil española como oficial de sanidad, poco después de haber concluido la carrera de medicina el año 1936. Al término de la II Guerra Mundial dirigió los servicios de Sanidad de Josip Broz Tito, con el rango de general. En su libro de memorias, Tronco, raíces y virutas, ganador de uno de los premios literarios más prestigiosos del país, describe su paso del Ebro en barca y una cena con Josef Stalin.

Hace dos años devolvió su viejo carné de comunista y pasó a ser uno de los críticos más duros del postitismo. Nikolis está casado en segundas nupcias con la aristócrata francesa Margueritte d'Anjou -hoy, Margot Nikolis-, con la que vive en su modesto piso de Belgrado.

El texto satírico hace referencia a ella como Argo Nikolic. "Argo anda por las escaleras de su casa quejándose de que, si el capitalismo se hunde en Suiza, se quedarán sin el muy sudado capital que allí tienen". Más adelante se lee que, tras haberla conocido en un barco de lujo, "a Voiko le desaparecieron documentos secretos que alguien entregó posteriormente al portero de la embajada yugoslava".

En realidad, Margot Nikolis cruzó España, tras la rendición de Francia a Hitler, y de allí pasó a Londres para ponerse al servicio de la Francia libre de Charles de Gaulle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 1987