Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONCE adjudica a Unisys el contrato para informatizar sus centros

Unisys será la encargada de realizar la primera fase del proyecto de informatización de la red de centros de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE). El consejo general de la organización aprobó ayer la adjudicación a Unisys (empresa surgida de la fusión de Sperry y Burroughs) de este contrato, que salió el pasado mes de octubre a concurso. El coste de esta primera fase del proyecto se eleva a 910 millones de pesetas.

El director general de la organización, Miguel Durán, está elaborando en estos momentos el contrato de adjudicación, que, según indicó, estará finalizado y podrá ser firmado a finales de este mes de febrero. Esta primera fase ahora adjudicada supone la instalación de un ordenador central en Madrid, al que estarían conectadas las delegaciones territoriales y los centros autonómicos de la ONCE.Las dos finalistas para hacerse con este importante contrato eran las empresas de informática IBM y Unisys. El proyecto presentado por IBM tenía un presupuesto de 1.000 millones de pesetas, mientras -que el de Unysis era de 910 millones. Pero, según los dirigentes de la ONCE, "la diferencia de precio no ha sido el factor concluyente para decantar la balanza por Unisys, sino que se ha hecho un análisis global, técnico, social y de costes". Además de las dos finalistas, al concurso presentaron sus proyectos las siguientes empresas: Digital, ITT, Nixdorf, Siemens, Bull y NCR.

Una vez se concluya el primer nivel de informatización de la red, que se calcula tardará unos seis meses, la ONCE estudiará la adjudicación de los cuatro niveles restantes. Las fases que aún quedan por contratar incluyen el suministro de material a las agencias administrativas de ciudades de menor volumen de juego, la instalación de ordenadores personales y la puesta en marcha de impresoras, terminales y lectoras.

La informatización de la red llega en un momento en que la Administración está a punto de aprobar la incorporación a la organización de un elevado número de nuevos vendedores minusválidos no ciegos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 1987

Más información

  • El coste es de 910 millones de pesetas