Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federico Sopeña, homenajeado en su 70º aniversario

El musicólogo y académico de Bellas Artes Federico Sopeña, ex director del Museo del Prado, cumplió el pasado domingo 70 años, algunos menos que el número de personas que se reunieron en la noche del sábado para rendirle un homenaje. El acto se celebró en un restaurante madrileño y a él asistieron, entre otros, José Luis L. Aranguren, Pedro Laín, Luis Angel Rojo, José Luis Pinillos y Rafael Lapesa, además de compositores y críticos musicales. Sopeña, alejado de la vida pública, escribe ahora una biografla sobre Manuel de Falla.La tarde del homenaje, Sopeña, ya recuperado de una reciente y grave enfermedad, la pasó en su casa, recibiendo llamadas, viendo la televisión y leyendo durante los espacios publicitarios un libro sobre la vida de Hólderlin. Sopeña se encontraba especialmente feliz por un mensaje de adhesión de los Reyes en el que se le felicita por la larga y ejemplar vida al servicio de las Bellas Artes". "Mi trayectoria como escritor y crítico musical ha sido y es un intento de ligar la música con todos los aspectos de la cultura", señala a modo de resumen. Tarea nada fácil, a juzgar por la .sordera" que siempre ha caracterizado a los intelectuales españoles, "más cercanos al mundo visual de las artes que al de los sonidos", según dice.

Sopeña, que ha mantenido siempre una triple presencia en el mundo de la cultura, como musicólogo y profesor, político y sacerdote, comenzó sus labores como crítico cuando tenía 22 años y es autor de más de una docena de libros, entre los que se incluyen Música y literatura y una Historia de la música, escrita cuando tenía 27 años, que sigue siendo un manual imprescindible para profesionales y aficionados. Galdós, Picasso y Maliler son tres nombres que aparecen en los títulos de varias de sus obras. Sobre cómo ha casado las tres facetas de su vida, responde: "Mal, a trompicones, con disgustos por todas partes".

El musicólogo Antonio Gallego, uno de los discípulos de Sopeña presente en el acto, destacó la generosidad intelectual de su maestro, enel sentido de que discípulos suyos, de López Cobos a José Ramón Encinar, abarcan distintas generaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 1987