Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Suburbano a medio trayecto

Suburbano.Luis Mendo, guitarra y voz; Bernardo -Fuster, voz'y guitarra; José Luis Villegas, bajo; Lorenzo Solano, saxo; Esther Godínez, percusión; Tino di Geraldo, batería, y Caelo del Río, teclados. Elígeme. Madrid. Del 20 al 25 de enero.

Una de las más dificiles pruebas que debe superar un grupo musical es la de la supervivencia. Mantenerse a lo largo de los años, hacer una obra continuada y coherente, es un desariden el que perecen la mayor parte de los grupos. Tras siete años de historia, el grupo Suburbano presenta en sus recitales un trabajo musical bien lejano al de sus origenes, fruto de su propia evolución musical y de esa necesaria y dura lucha por la supervivencia.

Cuando apareció Suburbano en 1979 era un grupo esencialmente instrumental, que intentaba con fortuna plantear una opción musical de raíces populares y folclóricas y exposición. contemporánea. Tras sus dos primeros discos iniciaron un largo paréntesis discográfico, que se acaba de romper con la edición del disco Calendario, cuyas canciones compusieron de manera casi exclusiva el repertorio de la actuación. Iniciaron también entonces una intensa actividad como arreglistas y músicos de Luis Eduardo Aute. Ahora sus canciones se podrían encuadrar en lo que se define como cantautor urbano: crónicas cotidianas de la realidad ciudadana y los sentimientos que se crean, expresadas en un lenguaje musical que toma mucho de las corrientes más adultas del rock.

Son los integrantes de Suburbano músicos sólidos con veteranía y buena escuela, capaces de ser a un tiempo brillantes y sobrios. Sus canciones se han hecho más directas y simples, y sus formas interpretativas también. Se encuentran más cómodos en los temas de tiempo medio que aderezan con toques caribeflos y calientes. Sus mejores canciones están también en estos ritmos y resultan particularmente adecuadas para la voz de Bernardo Fuster. Es bueno, profesional y digno el recital de Suburbano, pero uno preferiría verlos seguir en la búsqueda de un lenguaje musical propio que no en el rastreo, por mucha seriedad que pongan, de formas de hacer ya conocidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de enero de 1987

Más información

  • 'ROCK'