Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

José Lorente López

un pensionista de la partida rural de Torremendo, de Orihuela (Alicante), ha permanecido durante 12 días con la dentadura postiza en la garganta, sin saberlo, a causa de un despiste de los médicos del hospital General de Elche, adonde fue trasladado para ser atendido de un infarto. Cuando el pasado día 29 de diciembre iba a ser dado de alta, José Lorente, de 70 años de edad, echó en falta la parte inferior de su dentadura postiza, que no apareció por ninguna parte, por lo que los empleados del hospital recomendaron a los familiares que presentaran una denuncia en la administración del centro hospitalario para que le fuera abonado el importe. A la hora de marcharse, el enfermo indicó a un médico del hospital que tenía grandes molestias en la garganta. El facultativo, sin mirarle, le dijo que eso sería consecuencia del tratamiento. Ya en su domicilio, las molestias continuaron, por lo que los familiares decidieron avisar al médico de cabecera. Éste, al reconocerle, observó en la garganta del pensionista un objeto extraño que, una vez extraído, resultó ser la dentadura del enfermo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 1987