Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huelga general sij en favor de los asesinos de Indira Gandhi

Acciones dispersas de violencia se produjeron ayer en el Estado indio de Punjab durante una huelga general convocada por militantes sijs para protestar por las condenas a muerte dictadas contra los asesinos de la ex primera ministra Indira Gandhi.La huelga general de 48 horas paralizó Punjab, en claro desafío al jefe del Gobierno de ese Estado, el moderado Surjit Singh Barnala, que se opone al extremismo y al separatismo y que cuenta con el respaldo del Gobierno central del primer ministro Rajiv Gandhi. Barnala ha ido perdiendo progresivamente poder en Punjab por el fracaso de Gandhi al aplicar un acuerdo de paz con los sijs moderados.

Unidades de policía enviadas como refuerzo y fuerzas de seguridad paramilitares vigilaron ayer las paradas de autobuses, estaciones de ferrocarril y edificios oficiales, mientras la huelga era seguida mayoritariamente en este conflictivo Estado.

La policía dijo que la multitud quemó una tienda en la ciudad de Batala y que grupos de militantes sijs bloquearon calles en diferentes ciudades del Estado. Piquetes de extremistas impidieron en algunas estaciones el tránsito de trenes. La agencia de Prensa india informó que unas 5.000 personas habían bloqueado una carretera cerca de la ciudad industrial de Ludhiana. Medios oficiales han advertido asimismo del peligro de enfrentamientos entre sijs e hindúes.

La protesta estaba considerada como una demostración de fuerza de la Federación de Estudiantes Sijs y del Bandami Taksal, un colegio de telogía fundamentalista sij, ambos respaldados por la facción más dura del partido Akali Dal de Barnala.

Se trata de la primera acción de protesta por las sentencias a muerte contra los asesinos de Indira Gandhi, que fueron dictadas el pasado mes de enero y cuyas apelaciones fueron rechazadas este mes por el Alto Tribunal de Delhi. Los tres condenados, que dijeron haber matado a Gandhi por haber ordenado el asalto al Templo Dorado de Amritsar, pueden todavía apelar al Tribunal Supremo y al presidente de la India, Zail Singh. La fecha de la ejecución no ha sido fijada todavía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 1986