Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ardanza propone un acuerdo de su partido con Eusko Alkartasuna y los socialistas

El lehendakari en funciones, José Antonio Ardanza, se pronunió ayer a favor de un acercamiento entre el Partido Nacionalista Vasco, Eusko Alkartasuna y el Partido Socialista de Euskadi-PSOE para formar el futuro Gobierno vasco. Las declaraciones de Ardanza no han diluido el enredo entre socialistas y peneuvistas, que mantienen en suspenso futuras reuniones conjuntas. Por su parte, Carlos Garaikoetxea calificó la propuesta de Ardanza como "una cortina de humo para justificar el pacto de su partido [PNV] con el PSOE".

José Antonio Ardanza declaró ayer: "No creo que fuera malo, desde el punto de vista del electorado, un acercamiento entre el Partido Nacionalista Vasco y Eusko Alkartasuna y creo que tampoco sería malo que ese acercamiento incluyese al Partido Socialista de Euskadi-PSOE", según informa J. M. Vitoria desde la capital vasca.Las declaraciones del lendakari en funciones matizan y, en cierto modo, desvían la atención de otras precedentes del presidente del PNV, Xabier Arzalluz, favorables a un acuerdo entre el Partido Nacionalista Vasco y Eusko Alkartasuna, que han provocado el bloqueo de las negociaciones entre socialistas y nacionalistas.

José Antonio Ardanza manifestó que un acercamiento entre los tres partidos era lógico porque cada uno de ellos es mayoritario en los tres territorios que componen la comunidad autónoma.

Arzalluz había justificado el acuerdo de su partido con Eusko Alkartasuna en función del amplio acuerdo programático entre ambos. Tanto Ardanza como Arzalluz se declararon ayer sorprendidos por la reacción socialista.

Impresentable

Por su parte, el vicesecretario del Partido Socialista de Euskadi-PSOE, Juan Manuel Eguiagaray, insistió ayer en que la propuesta no le parece seria y que, en el caso del acuerdo tripartito propuesto por Ardanza, "se pretende colocar a los socialistas en el papel del doctor Freud. El asunto se plantea", prosiguió Eguiagaray, "en términos similares a decir: o vamos los dos o no vamos ninguno. Eso es impresentable".

Carlos Garalkoetxea, líder de Eusko Alkartasuna, que ayer se encontraba esquiando en Candanchú (Huesca), calificó las propuesta de José Antonio Ardanza y de Xabier Arzalluz como "una cortina de humo para poder decir que se hizo un ofrecimiento a Eusko Alkartasuna antes de entregarse a un pacto con el PSE-PSOE. Se trata simplemente de justificar ese pacto".

El ex lendakari Carlos Garaikoetxea añadió que existen diferencias notables entre su partido y el Partido Nacionalista Vasco en lo que afecta a la organización interna de la comunidad autónoma y también en el terreno del desarrollo autonómico. En ese sentido, señaló que el PNV había aceptado en la anterior legislatura la aprobación de leyes orgánicas que vulneran la concepción de la autonomía que tiene Eusko Alkartasuna.

Afirmaciones gratuitas

El dirigente de EA afirmó que no tienen sentido nuevas reuniones con los socialistas mientras no exista un cambio de actitud del PSE-PSOE con respecto al desarrollo estatutario y que las afirmaciones "gratuitas" de Arzalluz y de Ardanza van a dificultar seriamente que existan nuevas conversaciones con el PNV. Garaikoetxea afirmó, por último, que cualquier acuerdo de gobierno con su partido pasa por la asunción del programa mínimo de Eusko Alkartasuna.

En esta situación, tan sólo las comisiones técnicas del Partido Nacionalista Vasco y del PSE-PSOE se reúnen durante estos días, pero sin ánimo de llegar a acuerdos sustanciales, según portavoces de ambos partidos. La primera reunión entre los principales dirigentes políticos de ambos partidos también estuvo precedida de un ambiente de tensión y de incertidumbre sobre su celebración. La comisión mixta de ambos partidos acordó una nueva reunión que debe celebrarse mañana. Socialistas y peneuvistas rechazan ahora tomar la inciativa para fijar la hora y el lugar de la reunión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de diciembre de 1986

Más información

  • La oferta es una "cortina de humo" previa al pacto PNV-PSOE, dice Garaikoetxea