Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional absuelve por falta de pruebas a los dos acusados del 'caso Viola'

La Sala Segunda de la Audiencia Nacional ha absuelto a Carles Sastre y Montserrat Tarragó del asesinato del ex alcalde de Barcelona, Joaquín Viola, y su esposa, Montserrat Tarragona, que les imputaba el ministerio fiscal y la acusación particular, que pedían para cada uno de ellos penas de 60 años de cárcel. Según la sala, ninguno de los medios de prueba llevados al proceso pueden llevar a la convicción de que uno o los dos acusados participaran en el asesinato del matrimonio Viola, perpetrado el 25 de enero de 1978. El fiscal y la acusación particular recurrirán al Tribunal Supremo.

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Siro Francisco García Pérez, señala que no duda sobre la sinceridad de los testimonios prestados por Joaquín Viola, hijo del matrimonio asesinado, y su esposa, Yolanda Pérez Zarzosa, sobre la autoría de los dos acusados, pero que ello "no excluye la necesidad de llevar a cabo una razonada valoración de sus actuaciones identificadoras".La sala recuerda que el mismo día del asesinato Viola hijo hizo ante la policía un reconocimiento de los presuntos autores sobre varias fotografías, que después desmintió parcialmente. Asimismo, manifiesta que en el reconocimiento en rueda celebrado el 22 de septiembre último, a petición de la defensa, Yolanda Pérez identificó sin dudas a una funcionaria judicial como la persona que le tuvo vigilada, y a Néstor Sastre, hermano del acusado, como uno de los participantes en el asesinato.

La influencia del 'caso Bultó'

El tribunal explica que esos fallos en los reconocimientos pueden deberse, además de a que los autores intentaban ocultar sus rostros, a "psicológicas influencias durante el desarrollo y la exposición de las remembranzas, ora exógenas, como las derivables de la contundencia gubernativa en afirmar la coincidencia de culpables entre los casos Bultó y Viola, bien de endógeno carácter, como las engendradas por el noble deseo de evitar la impunidad para los reputados causantes de tan horribles y sentimentalmente próximas muertes".En la valoración de los testimonios, la sala añade: "Mientras los testigos Viola y Pérez han reconocido a Carlos Sastre como la persona, bajita y rechoncha, que se llevó a la señora Tarragona de la habitación en que aquellos se encontraban con la doméstica [Rosa María Pérez], ésta señalaba que el individuo ejecutante de tal operación fue el mismo que a ella le había previamente agredido, varón delgado y, además, de 1,80 metros, lo que supone, al menos en España, no pequeña estatura".

En cuanto al acta policial de inspección ocular, el tribunal reconoce la similitud entre los casos Bultó y Viola, y agrega: "Pero de esos hechos no cabe inferir, en un correcto cálculo lógico, la participación en el caso Viola de los ahora enjuiciados". Entre otras posibles variables, la sala admite "la de que uno y otro crimen fueran llevados a cabo por personas ligadas a una misma organización, pero distintas en cada caso".

El tribunal declara probado que el 25 de enero de 1978 tres hombres y una mujer jóvenes entraron en el domicilio del matrimonio Viola y, tras introducir en una habitación al hijo del matrimonio y a su prometida, así como a la sirvienta, condujeron a la esposa del ex alcalde de Barcelona al dormitorio en el que retenían a su marido " sobre cuyo pecho habían implantado un artilugio explosivo de características semejantes al que ocasionó la muerte del industrial Bultó". Minutos después, el artilugio estalló y produjo la muerte de ambos cónyuges. Los asaltantes huyeron del lugar, donde dejaron un escrito mecanografiado con las instrucciones sobre los riesgos del aparato y el dinero a entregar para liberarse de él.

Martín Villa y la amnistía

De acuerdo con la tesis sustentada durante el juicio por el abogado Fernando Salas, la sala indica que la misma mañana del atentado la policía gubernativa relacionó a ambos acusados [condenados y posteriormente amnistiados por el asesinato del industrial catalán José María Bultó] con el asesinato del matrimonio Viola, aunque no dio a la publicidad esta creencia hasta días más tarde.En todo caso, la sala recuerda que el entonces ministro Rodolfo Martín Villa se opuso "inmediata, pública y reiteradamente" a la concesión de la amnistía a los dos condenados por el caso Bultó, por entender que, en palabras del ministro, "no eran merecedores de la amnistía en aquel caso ni ahora".

El tribunal agrega en su sentencia que, "sin embargo, no consta en este proceso", dice, "que Carles Sastre, Monserrat Tarragó o uno de ellos fuera alguno de los cuatro asaltantes", que según aparece probado, irrumpieron en el domicilio del matrimonio Viola el día del atentado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de diciembre de 1986