Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las minorías, contrarias a la figura de jefe de la oposición

Todos los grupos de oposición, excepto Coalición Popular, mostraron ayer su rechazo al mantenimiento de la figura de jefe de la oposición, que hasta ahora había recaído en el ex presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga. Izquierda Unida (IU) presentará hoy una proposición no de ley, que tendrá el apoyo de todas las minorías, para que se suprima tal figura en el real decreto de Protocolo del Estado.Además de ese decreto, existe en el orden parlamentario una resolución de 1983 de la Mesa del Congreso por la que se conceden al líder del partido mayoritario de la oposición determinados medios materiales y humanos. "En una Cámara con siete grupos políticos diferentes no cabe hablar de un jefe de la oposición", coincidieron todos los portavoces.

Enrique Curiel, de Izquierda Unida, planteó ayer en la Junta de Portavoces del Congreso su desacuerdo por la existencia en el actual momento de un jefe de la oposición, y se hizo eco, para rechazarla, de la intención gubernamental de que tal cargo recaiga en el sustituto de Fraga, es decir, previsiblemente en Miguel Herrero de Miñón.

Las explicaciones del presidente del Congreso, Félix Pons, según los portavoces consultados, tendieron a diferenciar lo que es el decreto de protocolo del Estado, en el que se establece la figura de jefe de la oposición, y lo que es la resolución de la Mesa. Según Pons, en tal acuerdo no se habla de jefe de la oposición, sino del líder del partido mayoritario de la oposición, y sólo entraña unos beneficios materiales. "Simultáneamente al decreto gubernamental de 1983, la Mesa del Congreso acordó la puesta a disposición de esos medios materiales, en una perfecta concordancia política de voluntades de realzar el bipartidismo", explicó ayer Curiel. En ese momento, los grupos minoritarios expusieron su desacuerdo con el decreto.

Apoyo del CDS

El portavoz del Centro Democrático y Social, Agustín Rodríguez Sahagún, aseguró que su grupo apoyará las iniciativas para suprimir esa figura. "No nos oponemos a que el líder del partido mayoritario de la oposición tenga medios materiales, pero que todo quede ahí y no se le promocione más, y nunca aceptaremos la condición de jefe de la oposición", dijo Rodríguez Sahagún.

Todos los portavoces coincidieron en señalar que nada tienen en contra de la asignación material -secretaria, despacho y coche oficial-, ni contra la persona de Miguel Herrero de Miñón. La cuestión de fondo está en que con el establecimiento de hecho de la figura del jefe de la oposición hubo un intento, según la oposición, de perpetuar el bipartidismo.

El portavoz del PNV, Iñaki Anasagasti, mostró su rechazo a tal figura, y anunció su propósito de oponerse "para que no vuelva a cometerse ese error". El portavoz del Partido Demócrata Popular, Modesto Fraile, se manifestó en el mismo sentido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de diciembre de 1986