Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coalicion Popular desaparecerá en pocas semanas, según dirigentes de AP y Partido Liberal

La Coalición Popular, creada en 1982, y que hoy se ve reducida tan sólo al pacto entre Alianza Popular (AP) y el Partido Liberal (PL), desaparecerá en pocas semanas, según reconocieron dirigentes de ambos partidos, quienes señalaron que las vascas fueron "las últimas elecciones" a las que concurrirá la coalición. El nuevo hombre fuerte de Alianza Popular, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, y el presidente del Partido Liberal, José Antonio Segurado, se entrevistarán hoy, por primera vez desde que Herrero asumió el mando aliancista, para buscar lo que un dirigente de AP calificó como "una muerte dulce y paulatina" para la coalición.

La coalición entre AP y el Partido Liberal tiene "semanas de vida como máximo", según la mayoría de los miembros del Grupo Parlamentario Popular. A su vez, los liberales aseguran: "Nos hace ilusión volar solos".Las declaraciones de Herrero en los últimos días han sido inequívocamente hostiles hacia la pervivencia de Coalición Popular, cuya "última comparecencia electoral se ha producido en las pasadas elecciones vascas", según comentó ayer un dirigente aliancista. El nuevo vicepresidente ejecutivo de AP manifestó este fin de semana que su partido "ha pagado un precio altísimo" por su generosidad hacia los coligados antes de las últimas elecciones legislativas. Herrero está considerado en AP como "un enemigo" de la coalición.

Las primeras palabras de Miguel Herrero ante la junta directiva aliancista, recién confirmado como hombre fuerte de AP, se dirigieron a resaltar la necesidad de "fortalecer" este partido antes de pensar en futuras coaliciones para consolidar una alternativa de centro-derecha. En sus declaraciones a la Prensa, aun mostrándose muy cauto, el sucesor interino de Fraga no se refirió en ningún momento, a la necesidad de mantener Coalición Popular.

Este marco hace que las perspectivas de pervivencia de Coalición Popular, nacida poco antes de las elecciones de octubre de 1982, sean muy reducidas ante la reunión que hoy mantendrán, a petición del primero, Herrero y Segurado, cuyas relaciones políticas "no son muy cordiales", según admiten fuentes de ambas partes. Tanto en AP como en el PL dudan de que los pactos puedan mantenerse hasta el próximo congreso extraordinario de AP.

Medios próximos a Herrero no ocultaron la irritación de éste ante el protagonismo que adquirió Segurado en el pasado debate presupuestario en el Congreso de los Diputados. Estos mismos medios recordaron que Herrero, redactor de la ponencia política en el VII Congreso de AP, se vio obligado a modificar su texto original, virando, por sugerencia de Fraga, desde un tono anticoalición a otro más proclive al pacto con los liberales "y otras fuerzas afines". También fue Herrero uno de los principales impulso res, en julio, de la resolución de la Junta Directiva Nacional de AP por la que se mandataba a Fraga para que "invitase" a Óscar Alzaga -entonces a punto de romper con AP- y a Segurado -que rechazó la sugerencia- a que se integrasen, pura y simplemente, en AP.

Los dirigentes del PL tampoco ocultan su escaso optimismo sobre la pervivencia de la coalición con AP. Un portavoz próximo a Segurado recordó ayer que éste "fue el primero en decir que iba a dar todas las facilidades al nuevo responsable de AP, tanto para mantener los pactos como para romperlos".

El ejemplo de Cataluña

Los liberales, siempre según estos medios, tienen "la intención de hacer las cosas bien". "Si vemos que no hay otra solución, Segurado convocará una cena con los dirigentes de AP para desearles la mejor suerte del mundo en su trayectoria". Dirigentes del PL recordaron que este partido rompió la coalición con AP hace algunas semanas en el Parlamento de Cataluña, integrándose el único representante liberal, Xavier Garriga, en el Grupo Mixto; sin embargo, insistieron en que su presencia dentro del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados y en el Senado -donde el PL cuenta, respectivamente, con 12 y ocho escaños- se prolongará "todo el tiempo que AP quiera".

Segurado, que preside interinamente el Grupo Popular hasta la ratificación de Herrero como nuevo líder, convocará una reunión plenaria del mismo el próximo martes, pero, probablemente mañana, se reunirá en privado con sus 20 parlamentarios para "estudiar pasos para el futuro".

Por otro lado, el PL ha decidido apoyar en Castilla y León al candidato de Alianza Popular al Ejecutivo regional en las próximas elecciones autonómicas, José María Aznar, si se mantiene la Coalición Popular.

En caso contrario, el PL buscará otros pactos electorales en el ámbito político de la derecha, informa Marga Gallego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de diciembre de 1986

Más información

  • Herrero de Miñón y Segurado se entrevistarán hoy