Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un herido muy grave en Vizcaya al estallar una bomba en su automóvil

Magín Nogueira Rodríguez, un trabajador de Nestlé sin afiliación Política conocida, resultó herido muy grave ayer en Galdácano (Vizcaya) al explotar dos kilogramos de Goma-2 colocados en el motor de su vehículo. El atentado es de similares características a otros realizados anteriormente por ETA. Vecinos de la víctima se mostraron convencidos ayer de que el atentado había sido un error.

Magín Nogueira resultó gravemente herido cuando encendió el motor de su vehículo, un Renault azul, a las 8.40 horas. El vehículo estaba aparcado a pocos metros del portal de la vivienda del herido. El explosivo, colocado en la parte delantera de su vehículo, destrozó el automóvil, y rompió cristales en las casas colindantes. El cuerpo de Nogueira fue expelido del vehículo, quedando atrapada una de sus piernas en el interior del automóvil.La víctima fue trasladada al Hospital de Galdácano, donde fue intervenida quirúrgicamente. El equipo médico calificó de muy grave el estado de Nogueira y anunció otro parte facultativo en venticuatro horas.

Magín Nogueira es natural de Bendoya, en la provincia de Lugo, tiene 37 años, está casado y tiene una hija. La no afiliación política de Nogueira y la coincidencia de las características de su vehículo con el de un policía nacional vecino suyo, hacen pensar que el comando terrorista equivocó su objetivo.

El último intento de asesinato por parte de ETA se produjo el pasado 9 de noviembre, en Oñate (Guípúzcoa), cuando un comando disparó a un guardia civil en el seminario de Aranzazu. Cuatro días más tarde, ETA lanzaba dos granadas contra la casa-cuartel de la Guardia Civil en Algorta (Vizcaya). El atentado no produjo heridos. La última víctima mortal en atentado de ETA fue Julio César Sánchez, un policía nacional que recibió, el 28 de octubre, un disparo en la nuca en Bilbao.

A lo largo de 1986, ETA ha reconocido en dos ocasiones que un comando de la organización se equivocó al atentar contra personas.

El 23 de enero un comando de ETA disparó e hirió a un joven electricista de Baracaldo (Vizcaya) cuando se encontraba con su novia en el interior de un automóvil.

El 2 de mayo, un comando de ETA mató en San Sebastián a Enrique Moreno, un jubilado de larga militancia comunista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 1986

Más información

  • El atentado se atribuye a un error de ETA