Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ponce Enrile abandona su cargo como un "héroe de la democracia", mientras Aquino cambia a otros dos ministros

Juan Ponce Enrile abandonó ayer oficialmente el Ministerio de Defensa, después de 16 años en el cargo, como "un héroe de la democracia filipina", según las palabras de despedida del nuevo jefe del departamento, general Rafael Meto. Al mismo tiempo, la presidenta, Corazón Aquino, anunció la sustitución de dos nuevos ministros, de los que se supone que integraban la lista negra de miembros del Gobierno considerados incompetentes por los militares.

La ceremonia de relevo en el Ministerio de Defensa fue, mucho más que un acto protocolario, un homenaje de militares y civiles a la persona que ha pasado ya a convertirse en el líder de la derecha y la principal alternativa a Corazón Aquino. En la víspera de este acto, se anunció que Ponce Enrile ha aceptado el liderazgo del Partido Nacionalista, el más antiguo del país, y con el que Marcos ganó sus primeras elecciones en 1965.En su despedida, Ponce Enrile recibió el saludo militar y emocionado de la plana mayor de generales y altos oficiales que acudieron a la ceremonia, incluido el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general Fidel Ramos, quien elogió la actuación de Ponce Enrile durante la revolución de febrero y su papel de dirigente político del país.

Durante todo el recorrido que hizo el ex ministro por la zona militar -de Campo Aguinaldo fue aplaudido por militares y funcionarios civiles que, en varias ocasiones, rompieron el cordón de seguridad para acercarse a abrazar y besar al controvertido dirigente, acusado indirectamente por los actuales jefes del Ejército de haber participado en dos intentos de golpe de Estado en los últimos 30 días. En sus primeras declaraciones desde que fue destituido, el pasado domingo, tras anunciarse que había sido abortado una conjuragolpista, Ponce Enrile dijo que deja el cargo "sin rencor, rechazos o recriminaciones". "Mi sueño", manifestó, "para nuestro país y para nuestro pueblo ha sido siempre de grandeza y gloria. Continuaré persiguiendo esos objetivos, incluso desde fuera del Gobierno".

El ex ministro calificó los sucesos ocurridos en Filipinas desde el derrocamiento de Marcos -a los que él contribuyó de forma decisiva, amotinándose con tropas que le eran fieles- como "una parte esencial" de la historia del país, pero advirtió que "todavía queda mucho por hacer". Dijo que espera que las Fuerzas Armadas "sigan siendo guardianes de los intereses del pueblo, especialmente de los intereses de los pobres, los oprimidos y, tal vez, del discurrir pacífico de la política democrática".

En un acto militar celebrado poco antes en Campo Crame, el acuartelamiento en el que Ponce Enrile se declaró en rebeldía en febrero pasado, la presidenta Aquino agradeció la contribución que el propio ex ministro y el general Ramos habían hecho para que el país pudiera recuperar la democracia.

Relevos

Posteriormente, en una intervención en la cadena de televisión pública, Aquino anunció la sustitución de los ministros de Recursos Naturales, Ernesto Maceda, y de Obras Públicas, Rogaciano Mercado, que se cree que estaban entre aquellos que los militares, mediante una declaración pública del general Ramos, habían pedido sustituir. Para esos cargos han sido nombrados, respectivamente, Carlos Domínguez y Vicente Jaime. Aquino ha anunciado más cambios para los próximos días, con lo que en realidad aplaza la solución de los casos más delicados, especialmente el del secretario ejecutivo Joker Arroyo, en el que se centran los odios militares.Un diario de Manila aseguraba ayer que los militares quieren la sustitución de Arroyo o, al menos, su oscurecimiento, con el reparto de sus actuales funciones entre otros plinisterios, y su desplazamiento flisico del puesto que ahora ocupa en un despacho contiguo al de la presidenta.

Fuentes periodísticas afirman que Ramos no ha perdonado a Arroyo que el pasado mes de julio éste retuviese en su mesa unos documentos que el general quería hacer llegar a la presidenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 1986

Más información

  • Los militares presionan para que la presidenta fipina destituya a su secretario ejecutivo