Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CAMPAÑA DE LAS ELECCIONES VASCAS

Ardanza descarta la participación del PNV en un Gobierno presidido por el PSOE

BilbaoEl presidente del gobierno vasco, José Antonio Ardanza, aseguró ayer que el principal adversario electoral del partido nacionalista vasco son los socialistas, porque "representan la posición del centralismo". En Madrid, adonde acudió en lo que los socialistas consideran una "prolongación" de su campaña electoral, Ardanza descartó que el PNV entre en un gobierno presidido por el PSOE: "si no tenemos apoyo suficiente, entenderemos que los vascos nos piden que pasemos a la oposición". En todo caso, una coalición con los socialistas "tendría que pasar por una lectura en común del estatuto de autonomía", dijo.

Ardanza, el tercer cabeza de candidatura en las elecciones vascas del próximo 30 de noviembre que se presenta en Madrid, realizó ayer una conferencia de prensa en Madrid, doce días después de que lo hiciera, exactamente en el mismo hotel y en la misma sala, su principal rival por el espacio nacionalista, Carlos Garaikoetxea. Hace poco más de una semana, el candidato de Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés, intervino -como el lunes el propio Ardanza- en el Club Siglo XXI, y mañana hará lo propio el candidato socialista Txiki Benegas, quien también intervendrá en una cena multitudinaria esta noche en Madrid. En sus intervenciones madrileñas, Ardanza ha insistido en culpar al Gobierno central incluso de la escisión sufrida por el PNV.Benegas, secretario general de los socialistas vascos, no va a contestar a las críticas lanzadas contra el PSOE por los principales representantes del PNV, José Antonio Ardanza y Xabier Arzalluz, y por el dirigente de Eusko Alkartasuna Carlos Garaikoetxea, en un deliberado intento por revestirse de una aureola de "responsabilidad institucional".

Benegas no responde

En los últimos días, Arzalluz ha asegurado que si los socialistas ganan las elecciones quedarán desdibujadas las señas de identidad vascas en la televisión autonómica, Euskal Telebista; el desarrollo de la Ertzantza estará supeditado a su coordinación con las fuerzas de seguridad del Estado bajo las órdenes de la Junta de Seguridad y la reimplantación del euskera quedará relegada en la política cultural del Gobierno vasco. Incluso su afirmación, en un artículo publicado el domingo pasado en el diario Deia, de que la última vía de Madrid para dominar a los vascos son las armas, no ha tenido respuesta por parte de Txiki Benegas, quien a preguntas de este diario se ha limitado a manifestar que se trata de "delirios de Arzalluz que no merecen ningún comentario. Me interesan muy poco", agregó Benegas, "las cosas que dicen tanto él como Ardanza, que está haciendo una campaña de perdedor porque a lo que se dedica es a atacar a los otros candidatos a lendakari. Están utilizando la técnica de sembrar el miedo, como hizo la derecha en 1982".A su vez, esta posibilidad de una derrota nacionalista es esgrimida por los dirigentes del PNV para responsabilizar a Carlos Garaikoetxea de la presunta victoria de un partido al que no pierden ocasión de caracterizar como centralista y enemigo de "lo vasco". Ardanza no dejó escapar ayer la oportunidad de atacar en Madrid a Eusko Alkartasuna, responsable de un probable, "debilitamiento" de la opción nacionalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de noviembre de 1986

Más información

  • Los candidatos vascos 'extienden' su campaña a Madrid