Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
C. VALENCIANA

El Salón de Anticuarios tenía a la venta objetos robados

Piezas procedentes de un robo de objetos antiguos valorados en unos 100 millones de pesetas, que fue cometido en un palacete de Valencia en febrero y marzo pasados, han sido halladas por su dueño en un pabellón del Salón de Anticuarios, certamen que organiza por tercera vez la Feria de Valencia.

La titular del pabellón, Felicidad Pérez Avilés, ha asegurado que compró las piezas sin saber que eran robadas. Francisco Bono Herreros, presunto autor del delito, se halla en paradero desconocido.

Según la declaración que tres anticuarios prestaron ante Fernando Arolas Romero, titular del Juzgado número 11 de Instrucción, Francisco Bono, de 31 años y de buena presencia, les ofreció venderles antigüedades que supuestamente había heredado poco antes. En realidad, los objetos procedían de un palacete situado en la calle de Caballeros, en Valencia. El nombre del propietario de la casa no ha sido revelado.

Bono poseía una llave capaz de abrir la vivienda, lo que contribuyó a que sus clientes no sospecharan de él. El robo fue descubierto por el dueño de la casa el 3 de marzo, cuando empleados de una empresa de mudanzas, contratada por uno de los anticuarios compradores, se llevaban de la mansión objetos de arte que se habían salvado hasta ese momento del expolio. Bono, presente en el lugar cuando intervino la policía, desapareció en aquellos primeros momentos de confusión y no ha sido localizado desde entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de noviembre de 1986