Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicaragua muestra su poderío militar en un gran desfile

ENVIADO ESPECIALEl Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) celebró ayer en Managua el 25º aniversario de su fundación y el décimo de la muerte del comandante Carlos Fonseca con un potente desfile militar de unos 10.000 hombres, un acto en la plaza de la Revolución al que asistieron unas 100.000 personas y un anodino discurso del presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega.

Todos a la plaza, el 8 a las ocho, era el lema machacante en los días previos a la celebración del aniversario. Bajo un sol inmisencorde, unas 100.000 personas aguantaron durante más de cuatro horas el discurso de Daniel Ortega y el desfile militar, que constituyó una demostración del poderío bélico del Ejército Popular Sandinista (EPS).

El lema conductor de toda la ceremonia fue el grito "no pasarán", que se repitió una y otra vez, sobre todo por los oradores. Los 100.000 asistentes al acto se mantuvieron bastante pasivos y apenas corearon las consignas que llegaban del podio. Por segunda vez desde el triunfo sandinista -la primera ocasión fue en 1980, un año después de tomar el poder-, un desfile militar sirvió para conmemorar un aniversario del FSLN.

La plaza estaba fianqueada por dos grandes carteles. Uno mostraba una imagen del norteamericano Eugene Hasenfus, conducido prisionero por un soldadito nicaragüense. El texto, en letras blancas sobre fondo rojo, del cartel decía: "Más de un batallón de los vuestros, invasor rubio, habrá mordido el polvo de mis agrestes montañas". Al otro lado, un cartel con las imágenes de Carlos Fonseca y de otros tres mártires del sandinismo. El discurso de Ortega, que duró una hora, careció de revelaciones o anuncios importantes.

El desfile mostró una variedad de las fuerzas militares del EPS. Primero desfilaron unos 40 veteranos de las guerras de liberación de Nicaragua. Algunos tenían que marchar sujetos por jóvenes soldados del EPS. Siguieron 7.000 soldados de infantería. Llamó la atención el desfile imponente de 55 tanques soviéticos T-55 y una amplia gama de armas de artillería. Catorce vehículos aéreos y 21 helicópteros cerraron el desfile.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1986