Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La poca profundidad de la tubería provocó la rotura del oleoducto Rota-Zaragoza

La escasa profundidad de la tubería, entre 30 y 50 centímetros, fue la causa principal de la rotura fortuita del oleoducto Rota-Zaragoza, ocurrida el viernes, que ocasionó el escape de unos 280.000 litros de queroseno. La avería quedó reparada ayer y el suministro restablecido, pero hasta la próxima semana no se sabrá con exactitud la cantidad de líquido desparramado ni la cuantía de los daños ocasionados.

El Ayuntamiento de la localidad zaragozana de Morata de Jalón, en cuyo término municipal se produjo la avería, estudiará a partir del lunes las acciones a emprender con vistas a que Campsa, compañía que administra y mantiene el oleoducto, adopte en el futuro mayores medidas de seguridad. También mañana los dueños de las fincas afectadas expondrán al Ayuntamiento los daños sufridos para reclamar las correspondientes indemnizaciones.Una máquina excavadora de los servicios de Recursos Agrarios de la Diputación Provincial de Zaragoza, solicitada por el Ayuntamiento de Morata para reparar los caminos vecinales, fue la que ocasionó un orificio de unos nueve centímetros en la tubería del oleoducto. Hora y media después de la rotura quedó controlado el escape.

El lugar donde se produjo la rotura dista unos 300 metros de la carretera nacional Madrid-Zaragoza. La avería quedó reparada ayer por la mañana y después se procedió a realizar pruebas para comprobar que había quedado subsanada por completo y a continuación restablecer el servicio. Fuentes de Campsa señalaron que hasta la próxima semana no se sabrá la cantidad exacta de queroseno perdido, pues "resulta dificil realizar una evaluación de este tipo". Otras fuentes, entre ellas la Guardia Civil, estiman que se perdieron unos 280.000 litros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1986