Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tarjeta de abono mensual será utilizada por unos 3.000 viajeros

Entre 250.000 y 300.000 personas utilizarán en Madrid la tarjeta de abono mensual (TAM), que estará a la venta en estancos a mediados del mes de diciembre al precio de unas 3.000 o 3.200 pesetas, según las estimaciones hechas por el Consorcio Regional de Transportes. Esta tarjeta, que en el primer trimestre de 1987 podrá utilizarse en los autobuses de la EMT y en el Metro, no será aplicada en las otras dos coronas previstas hasta que desaparezcan las reticencias que, según fuentes del consorcio, muestra Renfe.

La tarjeta de abono mensual, que entrará en vigor el 1 de enero, será comprada por un porcentaje que oscilará entre un 19% y un 23% de las personas que utilizan el transporte público, según informó ayer Valentín Medel, presidente de la comisión delegada del Consorcio Regional de Transportes y concejal de Circulación y Transportes de Madrid.Este porcentaje, calculado tras la realización de diversas encuestas, estará formado por todas aquellas personas que se ven obligadas a realizar un mínimo de cuatro viajes diarios y por ciertos sectores de la población, como el estudiantil, que tienen gran movilidad. De momento, los compradores de esta tarjeta sólo podrán utilizarla dentro del término municipal de Madrid, a la espera de que se llegue a un acuerdo con Renfe, del que

dependerá la ampliación de la tarjeta a las dos coronas

siguientes. Según fuentes próximas al consorcio, en este

momento se están discutiendo con la empresa ferroviaria cuestiones como la subvención que Renfe tendría que recibir, el

fraude que se produce en las líneas de cercanías y el volumen

real de viajeros transportados.

Viajes de cercanías

La inclusión de los viajes de cercanías ferroviarias en latarjeta se producirá al mismo tiempo que la de los viajes en

autobuses de líneas regulares. A pesar de las dificultades en

contradas, las citadas fuentes manifestaron su esperanza de

que para abril pueda utilizarse la tarjeta en Ias dos coronas

que rodearán el término municipal de Madrid.

La primera de éstas, en donde la tarjeta costará entre

3.500 y 3.700 pesetas -las cantidades definitivas serán

fijadas en una próxima reunión del consorcio-, incluye

pueblos como Las Rozas, Majadahonda, Boadilla, Pozuelo, Villaviciosa, Alcorcón, Móstoles, Leganés, Fuenlabrada, Getafe, Parla, Pinto, Rivas-Vaciamadrid, Torrejón, San Fernando de Henares o San Sebasfián de los Reyes.

La segunda corona, en donde la tarjeta costará entre 4.000 y 4.200 pesetas, abarca las poblaciones de Alcalá de Henares, Algete, Collado Villalba, Torrelodones, Galapagar, Colmenarejo, Brunete, Navalcarnero, Manzanares el Real, Humanes, Colmenar, San Martín de la Vega, Valdemoro, Ciempozuelos, Arganda, Loeches, Daganzo, Cobeña, San Agustín de Guadalix, Moraleja de Enmedio, Arroyomolinos, Torrejón de la Calzada, Torrejón de Velasco y Villanueva de la Calzada. El resto de los pueblos está incluido en un área donde no está previsto, de momento, establecer el sistema de tarjeta.

Los precios de las tarjetas, según informó Medel, no cubren ni mucho menos el coste real de los viajes realizados, pues la tarjeta puede ser utilizada cuantas veces se quiera a lo largo del mes.

Ello exigirá la aportación en 1987 de 6.000 millones de pesetas -a partes iguales entre el Ayuntamiento y la Comunidad- para subvencionar este título de transporte en el término municipal madrileño. "La idea es subvencionar mucho las tarjetas e ir aumentando paralelamente el precio del billete disuasorio. Para los que no estén interesados en la tarjeta, pero sean viajeros asíduos, seguirán existiendo los bono-bus y los bono-metro, que están bastante subvencionados" dijo Medel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de octubre de 1986

Más información

  • La ampliación a otras zonas depende del acuerdo con Renfe