Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elie Wiesel, un judío superviviente de los campos nazis, Nobel de la Paz 1986

Elie Wiesel, escritor judío de 57 años, de origen rumano y ciudadano norteamericano desde 1963, es el ganador del Premio Nobel de la Paz 1986, que este año está dotado con la suma de dos millones de coronas (aproximadamente, 40 millones de pesetas). Wiesel es un superviviente de los campos de exterminio nazis, queacuñó la denominación de holocausto para la matanza de judíos durante la II Guerra Mundial.

Oficialmente, el Comité Nobel del Parlamento noruego, encargado de la adjudicación del premio, dio a conocer ayer en Oslo el nombre del laureado, fundamentando su decisión en que "Wiesel es uno de los líderes y orientadores espirituales más importantes en un tiempo en que la violencia, la represión y el racismo siguen caracterizando al mundo".El comité agrega que "Wiesel es un mensajero de la humanidad por la paz, la reconciliación y los valores humanos, que a través de ese mensaje y del trabajo práctico por la paz plantea un punto de vista humanista que en todos los tiempos ha sido la base para la construcción de una paz justa y duradera".

El nombre de Elie Wiesel había sido mencionado en los días previos a la adjudicación del premio como uno de los más firmes candidatos entre los 81 aspirantes presentados este año al Comité Nobel.

Anteriormente había sido postulado por personalidades entre las que se cuentan Willy Brandt, Edward Kennedy, la madre Teresa y otro Nobel de la Paz, el sindicalista polaco Lech Walesa, sin que los miembros del comité hubiesen logrado ponerse de acuerdo hasta ahora.

Su designación esta vez no es por tanto, una sorpresa, pero sí lo es el hecho de que el diario no ruego Dagbladet, el segundo del país por su tirada, anticipara no ya con carácter de especulación, sino como afirmación, el nombre de Wiesel como ganador del premio. Un detalle marginal y al mismo tiempo insólito en la historia de los premios Nobel, cuyo secreto es una obligación moral impuesta a los respectivos jurados.

Wiesel es autor de más de 30 libros, entre los que se cuentan novelas, ensayos y testimonios, y es considerado por muchos críticos como un autor importante. Su obra está impregnada de sus trágicas vivencias personales como superviviente de los campos de concentración del nazismo durante la II Guerra Mundial.

Cuando sólo tenía 15 años fue arrancado de su casa en Rumanía, junto con sus padres y su hermana, por las fuerzas de Hitler que ocupaban ese país.

Fue testigo de la muerte de su padre y de una de sus hermanas en el campo de concentración de Auschwitz, el mismo en que su madre y otra de sus hermanas fueron exterminadas en las cámaras de gas. Él fue trasladado a Buchenwald, donde fue liberado por las fuerzas aliadas a la caída del nazismo. Su novela Noche refleja con bastante fidelidad sus vivencias de aquel tiempo, hasta el punto de que se considera casi una autobiografía.

Después de la guerra vivió en Francia, donde se ganó la vida como traductor y periodista. Actualmente vive con su mujer y un hijo adolescente en Nueva York, es profesor de filosofía e historia de las religiones y preside la oficina judía recordatoria del holocausto.

Weisel ha dedicado su vida principalmente a trabajar para que los sufrimientos padecidos por el pueblo judío no sean olvidados, pero también ha estado comprometido en la defensa de los derechos humanos en general y contra las armas nucleares y el peligro de una guerra atómica. "Una guerra atómica sería un Auschwitz multiplicado por mil", ha dicho en una estimación bastante moderada, y ha desechado la posibilidad de la guerra nuclear limitada.

Ha viajado por todo el mundo visitando campos de refugiados, realizado colectas entre los escolares norteamericanos para los hambrientos de África, y ha sido un activo militante de los movimientos pacifistas. El pasado mes de febrero estuvo en Oslo y participó como orador en una reunión de solidaridad con los judíos de la Unión Soviética. También criticó públicamente al presidente Ronald Reagan cuando éste realizó su visita al cementerio de Bitburg, en la República Federal de Alemania, donde están los restos de los oficiales de las SS hitlerianas.

Se le ha criticado, empero, que nunca ha condenado la política de Israel respecto a los palestinos en episodios como la matanza de los refugiados de Chatila y Sabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de octubre de 1986

Más información

  • El galardonado es rumano de nacionalidad norteamericana