Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Gravísimo precedente

Sorpresa, indignación, miedo y vergüenza propia y ajena son algunos de los sentimientos que ha provocado en muchos ciudadanos la incomparecencia de funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado -respaldada por el Gobierno- y la justificación que de ella se ha dado, tanto por el ministro de Justicia como por el del Interior.Además de sentar un gravísimo precedente (cualquier ciudadano podría, desde ahora, incumplir un mandato judicial sobre el supuesto de una más o menos razonable interpretación de las leyes, en lugar de utilizar los recursos pertinentes para impugnar cualesquiera resoluciones judiciales), supone una auténtica quiebra del Estado de derecho. Justificar ese comportamiento, esa desobediencia, afirmando -como lo ha hecho el ministro de Justicia- que se ha actuado así por "ética democrática" (fin transcendente tan justificable como, en este caso, pudiera ser la raza para los nazis), es un contrasentido que no es de recibo. Con su actitud, el señor Ledesma ha venido a decir lo que ya Eurípides puso en boca de uno de sus personajes: "Si hay que quebrantar la ley para imponerse, es honroso y es bello quebrantar la ley".

Desde luego, esos tres señores -presidente del Gobierno y ministros-, auténticos animales políticos puros, han hecho suya, la confesión que el mismísimo Bismark hizo sobre su propia falta de principios: "Caminar por la vida con principios viene a ser algo así como meterse por un estrecho atajo del bosque con una larga vara entre los dientes.-

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS