Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía chilena detiene a uno de los testigos de la quema de dos jóvenes

Pedro Martínez Prádenas, uno de los testigos clave que presenciaron cómo unos militares quemaban vivos a dos jóvenes chilenos (uno de los cuales murió) a comienzos del pasado mes de julio, fue detenido ayer por la policía en su domicilio de Santiago y trasladado a una prisión, en la que se encuentra bajo régimen de incomunicación, según informaron los abogados de las víctimas.El joven -que vio y denunció ante diversos medios de comunicación cómo una patrulla de militares detuvo, golpeó y prendió fuego a dos jóvenes durante la huelga general de los pasados 2 y 3 de julio- fue acusado de infringir la ley de control de armas, tras un registro policial de su domicilio durante la noche, y arriesga ahora una larga condena.

"Nos sentimos engañados por el tribunal", dijo el abogado Héctor Salazar, de la Vicaría de la Solidaridad del Arzobispado de Santiago. Otro de los testigos de cargo en el proceso que se sigue por el caso de los dos jóvenes quemados, fue secuestrado el viernes por un grupo de personas que le obligaron a subir a un taxi, en el que le interrogaron y amenazaron antes de dejarle nuevamente en libertad cuatro horas más tarde. Se trata de Jorge Sanhueza Median, según informó el abogado Salazar.

Uno de los jóvenes quemados, Rodrigo Rojas, murió pocos días después del hecho, mientras que la otra víctima, Carmen Quintana, aún se debate entre la vida y la muerte en un hospital de la capital chilena. La policía también detuvo ayer a 18 sacerdotes, numerosas monjas y una decena de laicos que participaban en una marcha de solidaridad con Carmen Quintana cerca del hospital en que está internada la joven. "Pretendíamos entregar a sus familiares el producto de una colecta organizada para ayudar a costear los gastos de su hospitalización", dijo uno de los religiosos.

Entretanto, el presidente Augusto Pinochet recibió ayer la condecoración Gran Collar de la Paz, que le entregó el Ejército chileno al cumplir 13 años como su comandante en jefe. Pinochet fue nombrado jefe del Ejército por el presidente Salvador Allende un mes antes de que éste fuese derrocado en una sublevación militar encabezada por el propio Pinochet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de agosto de 1986