Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los representantes políticos de Melilla se muestran dispuestos al "diálogo y la concordia"

Los representantes políticos de Melilla -parlamentarios, alcalde y portavoces municipales- se mostraron ayer dispuestos al "diálogo y la concordia" con los dirigentes del colectivo musulmán y a crear entre ambas partes una única comisión mixta encargada de analizar con la Administración central los problemas de la ciudad. El subsecretario del Ministerio del Interior, Rafael Vera, se reunió ayer con dichos representantes y les confirmó la inminente sustitución del delegado del Gobierno, Andrés Moreno, corno han solicitado reiteradamente los partidos melillenses, incluido algún dirigente del PSOE.

Carlos Benet, senador del Partido Demócrata Popular (PDP), y José Imbroda, portavoz de la Unión de Melillenses Independientes, no fueron admitidos en la reunión porque rehusaron participar en el encuentro previo que se registró en Melilla el pasado martes con el delegado del Gobierno. Benet e Imbroda exigieron ayer incorporarse a la reunión con Y era y esperaron cerca de hora y media en una sala del ministerio, pero finalmente abandonaron el lugar tras la promesa de que, a primera hora de la tarde, serían recibidos por separado por Vera, como así fue.A la reunión con los representantes políticos, que comenzó a las 12.00 horas, asistieron, además el Vera y del director general de Política Interior, Rafael de Francisco, el delegado del Gobierno en Melilla, Andrés Moreno; el diputado de AP, José Luis Usero; el senador de AP Jorge Hernández Mollar; el alcalde de la ciudad, Gonzalo Hernández, del PSOE; el vicesecretario del Partido Socialista de Melilla-PSOE, Andrés Dobaños, y el portavoz de AP en, el Ayuntamiento, Luis Fernández.

Al término del encuentro, hacia las 14,35 horas, el presidente de AP calificó de "constructiva" la reunión y citó, entre otros, los siguientes aspectos positivos de la reunión: los representantes políticos se reunirán con la Administración cuando lo consideren oportuno y se estudiará la posible creación de una comisión mixta única entre dichos representantes y los del colectivo musulmán -"sería lo deseable", dijo-; el Gobierno informará quincenalmente sobre la concesión de nacionalidades a musulmanes (desde comienzo de año se han concedido 329, se han denegado 108 y están. pendientes de información 690, si bien las solicitudes presentadas ascienden a más de 5.000); el Gobierno ha dado "todo tipo de garantías" sobre la exacta elaboración del censo que estos días se realiza entre los musulmanes; el relevo del delegado del Gobierno, Andrés Moreno, "será inminente", dentro de una serie de cambios previstos entre gobernadores civiles.

"Secuestrados" en Interior

El alcalde de Melilla, Gonzalo Hernández, dijo que los asistentes al encuentro estaban "satisfechos" por los resultados obteníclos e hizo un llamamiento a la "tranquilidad y normalización" en la ciudad.

Antes de iniciarse la reunión, Benet declaró que su exclusión de la reunión muestra que "estamos en una dictadura del PSOE" y que Andrés Moreno sólo busca una recompensa, como futuro gobernador civil, por sus actuaciones en Melilla. "Ha convertido Melilla en un País Vasco en miniatura", dijo. Benet calificó de "ciudadano magnífico de convicciones serias y profundas" a Juan Díez de la Cortina, puesto ayer en libertad provisional tras su detención como presunto implicado en la preparación de un atentado contra la Delegación del Gobierno.

Tras esperar hora y media, jurito con Imbroda, y no ser admitidos en la reunión, Benet afirmó: "Prácticamente hemos sido secuestrados; se nos engaña, se nos veja de esta forma dictatorial". El senador, que es miembro de la comisión de Interior del Senado, anunció que pedirá la comparecencia de Vera en la cámara para que explique por qué impidió su presencia en la reunión. A las 14.35, Vera recibió en solitario a Imbroda y Benet. Éste último, posteriormente, manifestó que también él es partidario de diallogar con los musulmanes, pero que debe terminar la situación de "ilegalidad permanente" en la que vive Melilla.

En este sentido, tanto Benet como Imbroda se refirieron a la conveniencia de que sea aplicada la Ley de Extranjería, contra la que se han manifestado reiteradamente los musulmanes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de agosto de 1986

Más información

  • Rafael Vera confirmó a los dirigentes melillenses el inmediato relevo del delegado del Gobierno