Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Incidentes en Martos por la presencia en el juzgado del abogado de los gitanos

Entre 1.000 y 1.500 habitantes de Martos se manifestaron ayer a las puertas del juzgado de instrucción de la ciudad para protestar por la presencia del abogado Darío Fernández, que representa a las familias gitanas tras los graves sucesos del pasado 12 de julio. Los concentrados, en su mayoría mujeres, portaban una pancarta en la que podía leerse: "Martos: genocidio, no. Paz, sí", con la que se rechazaba el término utilizado por el abogado almeriense para calificar los incidentes.Darío Fernández fue abucheado a su llegada, al igual que 10 gitanos que iban a prestar declaración, lo que no fue posible debido a que Fernández formuló denuncia por un supuesto delito de sedición cometido por los manifestantes. También se produjo un breve corte de la carretera nacional que atraviesa la localidad. En todo momento la protección de las familias gitanas y del abogado estuvo asegurada por fuerzas de la Guardia Civil.

Darío Fernández manifestó que los hechos habían sido de escándalo y que habían impedido el normal funcionamiento de la justicia, por lo que está en su ánimo que este comportamiento llegue hasta la Fiscalía General del Estado. El mismo abogado elogió la actitud seguida por la Guardia Civil, presente con un grupo numeroso de efectivos.

"El hecho es insólito y degradante", dijo Darío Fernández, quien recibió a una comisión de vecinos que, en nombre de todo el pueblo y expresamente de los manifestantes, le pedían la rectificación de unas manifestaciones recientes en las que asegura que los hechos de Martos fueron un genocidio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 1986