Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un músico, hallado muerto por droga en la casa del cantante Boy George

Michael Rudetski, de 27 años, músico y compositor norteamericano, fue encontrado muerto en una lujosa casa propiedad del cantante de rock Boy George, en el residencial barrio de Hampstead, al noroeste de Londres. El músico había llegado a la capital británica el pasado lunes y vivía en la mansión junto a Kevin O'Dowd, hermano de Boy George, quien a las 4.30 de ayer encontró el cuerpo sin vida de Michael Rudetski tumbado en el suelo. Según la policía, la causa de la muerte fue la droga, aunque ayer no se sabía todavía de qué tipo de sustancia se trataba.Esta muerte viene a aumentar el escándalo en el que se han visto envueltos en los últimos días el cantante de Culture Club, Boy George, y su hermano por posesión y consumo de drogas. Boy George, que ahora no vivía en la residencia, fue multado la semana pasada con 250 libras (50.000 pesetas) por un tribunal londinense por posesión de heroína. Como consecuencia de este escándalo, una compañía japonesa canceló un contrato de un millón de libras (200 millones de pesetas) que tenía con el cantante para promocionarle en Japón.

La acusación de Boy George se produjo después de que su hermano, Kevin O'Dowd, dijese a los medios de comunicación que el cantante tenía serios problemas de drogadicción y que se encontraba bajo tratamiento médico. Los primeros en acudir a declarar fueron Kevin y el cantante de nombre femenino Marilyn, amigo personal de Boy George. Al cabo de pocos días, y en contra de la opinión de la doctora que le trataba, Boy George apareció en un juzgado de Londres, donde reconoció que necesitaba unas 200 libras (40.000 pesetas) a la semana para su ración de droga durante los últimos seis meses. La salida del juzgado de Boy George junto con su madre fue un llamamiento del cantante a todas sus fans en el que las avisaba de los peligros de la droga.

Boy George había sido criticado antes de su detención el pasado 12 de julio por las autoridades británicas que, bajo la campaña Operation Culture, opinaban que actitudes como la del cantante inducían a sus seguidores al consumo de drogas. George, de 25 años y cuyo nombre verdadero es George O'Dowd, señaló tras ser multado que lo único que había perdido en todo este proceso era el contrato con la compañía japonesa que debía darlo a conocer en Japón. "No tenía ningún millón de dólares hace 10 años, y ahora que lo tenía lo he perdido por una cláusula de moralidad que había en el contrato. La vida es así, manifestó Boy George entonces. Tras su experiencia, el cantante ofreció su ayuda y colaboración a la causa antidroga. "Todo lo que yo puedo decir es lo que dicen los anuncios. Piensas que puedes controlarte, pero no puedes, al final forma parte de ti mismo", explicó el cantante el pasado 29 de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de agosto de 1986