Dificultades entre los miembros de la OPEP para llevar a la práctica el reparto de cuotas

Los ministros de los 13 miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no consiguieron ayer ningún avance sobre la propuesta, impulsada por Argelia, de reducir sustancialmente la producción y llevar a cabo un nuevo reparto de cuotas. "Estamos lejos de un acuerdo todavía", señaló a última hora de la tarde Mana Saeed al Oteiba, ministro de los Emiratos Árabes Unidos. La posibilidad de un avance vislumbrada en la jornada precedente, al haberse llegado, como mal menor, a un compromiso para quitar del mercado voluntariamente 1,925 millones de barriles diarios, quedó otra vez desvanecida.Las diferentes delegaciones expusieron al comité encargado de estudiar el plan argelino sus respectivos puntos de vista, los problemas por los que atraviesan sus economías, y la viabilidad que ven en este proyecto. Qassim Taki al Oraibi, el ministro irakí, señaló que no se había entrado a discutir los volúmenes de producción, sino los porcentajes que les podrían corresponder a cada uno de los miembros en el reparto de cuotas.

Apoyos al plan argelino

Por el momento, Libia, Gabón, Venezuela e Irán son quienes apoyan el plan defendido por los argelinos. Según fuentes de la delegación de este país, el presidente de la Conferencia de la, OPEP, el nigeriano Rilwanu Luckman, pidió ayer a cada uno de estos países que habían expresado verbalmente el apoyo al plan de Belkacem Nabi, el titular de Petróleo del país norteafricano, que lo presentaran por escrito. El plan consta, en su totalidad, de seis puntos, que son los que se están estudiando en el comité preparatorio. En un primer momento, se trataría de concretar los porcentajes de producción, es decir, las cuotas que se habían fijado de manera provisional en la reunión mantenida hace un mes en la isla yugoslava de Brioni.Un segundo punto sería el de situar el tope de la producción entre 15 y 16 millones de barriles diarios, en el convencimiento de que en el mes de julio se ha producido una saturación anormal del mercado en casi dos millones de barriles diarios (una crítica a la postura mantenida hasta ahora oficialmente de que hay 20 millones de producción, y que algunos países an considerado exagerada interesamente para recortar lo menos posible su producción).

La tercera cuestión supondría excluir de cualquier posible reparto de cuotas tanto a Irán como a Irak. El primero ha mostrado ya su acuerdo con ello, según las fuentes argelinas, en tanto que el segundo "no ha dicho que no". En el supuesto de que estos tres puntos se cumplieran, se entraría en una nueva fase. En caso de que, a corto plazo, los precios del crudo no experimentarán un alza, se convocaría una nueva conferencia rápidamente y se volvería a concretar un techo de producción, así como una redistribución de cuotas.

Si, por el contrario, los precios experimentaran el alza esperado, se celebraría en octubre otra conferencia extraordinaria para fijar, a medio plazo, unos precios de referencia que deberían ser cumplidos por los países miembros.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS