Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martín Villa critica la decisión de su partido de pasar al Grupo Mixto

El consejo político del Partido Demócrata Popular aprobó ayer por 135 votos a favor, 10 en contra y 10 abstenciones, la decisión del consejo de dirección del partido de inscribir a sus parlamentarios en los grupos Mixto del Congreso de los Diputados y del Senado, si bien algunos destacados dirigentes, como Rodolfo Martín Villa, votaron en contra, por considerar que el método utilizado para distanciarse de Alianza Popular (AP) no ha sido correcto.El ex ministro del Interior con UCD y aspirante a la presidencia de la Comunidad Autónoma de Castilla y León manifestó en una intervención de media hora que coincide con el análisis del resultado de las elecciones legislativas realizado por Óscar Alzaga, así como con el objetivo de disponer de "voz propia" en el Parlamento, pero criticó el abandono de la Coalición Popular (CP) y la entrada en el Grupo Mixto y anunció que votaría contra la aprobación de dicha decisión del consejo de dirección del PDP.

También criticó esta decisión el ex ministro centrista, José Luis Álvarez, si bien anunció que continuará en el PDP y sus reticencias fueron consideradas como discretas por consejeros. Varios dirigentes del PDP próximos a Martín Villa, como Pérez Mivares o Manuel Núñez, votaron a favor de la decisión de alinear a los parlamentarios en el Grupo Mixto del Congreso y del Senado. El resultado de la votación fue presentado por Óscar Alzaga en una conferencia de prensa como una muestra de que el PDP se encuentra cohesionado "en un momento particularmente difícil, porque está redefiniendo su papel en la vida política española".

El caso cántabro

Alzaga comentó: "Si bien a nosotros nos resultaría fácil considerarnos liberados de los compromisos con AP en Cantabria, después de que el presidente del consejo de gobierno haya cesado al vicepresidente y los dos consejeros del PDP, vamos a prestar a Díaz de Entresotos el apoyo necesario para la gobernabilidad de la región". El dirigente democristiano, que aventuró que Díaz de Entresotos no presentará a la asamblea regional la cuestión de confianza para comprobar el apoyo parlamentario con que cuenta, precisó que el apoyo del PDP en el Parlamento cántabro "no es un acuerdo bilateral entre dos partidos, sino una actitud nuestra", y opinó que no existen riesgos de crisis semejantes ni en la Xunta de Galicia ni en el Gobierno de Baleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 1986