El ministro israelí de Justicia dimite para evitar una crisis

El ministro de Justicia de Israel, Isaac Modai, presentó ayer tarde su dimisión al primer ministro, Simón Peres. La dimisión de Modai ha salvado al Gobierno de unión nacional de una nueva crisis, que habría podido romper el Gabinete Peres-Shamir. Por tercera vez desde la formación de la coalición, un ministro del Likud había ofendido públicamente al primer ministro, Simón Peres, y amenazado la supervivencia del Gobierno.La historia empezó, hace más de año y medio, cuando el ministro de Comercio e Industria, Ariel Sharon, acusó al primer ministro de poner en peligro la paz con Egipto. Peres exigió la dimisión de Sharon. Frente a las amenazas del bloque derechista Likud de abandonar el Gobierno, acusando a los laboristas de hacer fracasar el resurgimiento económico por vagas razones de prestigio personal, Peres aceptó finalmente las excusas de Sharon y se superó la crisis.

Hace apenas cuatro mieses que se produjo la segunda crisis. El ministro de Finanzas, Isaac Modai, criticó públicamente las decisiones económicas del Gobierno y habló con sorna del primer ministro. Peres se negó a aceptar las disculpas y exigió la salida de Modai de Finanzas. Dos ministros del Likud intercambiaron cartera: Moshe Nissim, ministro de Justicia, se convirtió en ministro de Finanzas, y Modai pasó a Justicia.

La última crisis estuvo igualmente provocada por Modai. "Peres está tan lejos de entender los problemas de la justicia como lo estaba de los económicos", aseguró Modai en una breve intervención pública. "No tenía malas intenciones e ignoraba la presencia de periodistas en la sala", fue la endeble explicación del ministro.

Esta vez, Peres no admite excusas. Anuncia que va a pedir la, dimisión de Modai en una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, convocada a primera hora de la tarde de ayer. Modai se da cuenta de que sus colegas del Likud, que no desean una crisis tres meses antes del acceso de Isaac Shamir a la presidencia del Consejo de Ministros -según el acuerdo de rotación-, no le apoyarán. Para salvar la cara -y las posibilidades de sucesión de Shamir- anuncia a los periodistas que va dimitir y hace efectiva su decisión a través de una carta dirigida al primer ministro durante el Consejo extraordinario de Ministros.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS