La Mesa del Congreso impide a izquierda Unida formar grupo parlamentario

La coalición Izquierda Unida (IU) vio ayer sensiblemente recortada su capacidad de intervención en la sesión parlamentaria de investidura de Felipe González, que comienza esta tarde, al acordar la Mesa y la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados rechazar la pretensión de IU de contar con grupo parlamentario propio. Esta decisión obliga a la coalición de izquierda a integrarse en el Grupo Mixto, junto al Partido Demócrata Popular (PDP) de Óscar Alzaga (21 diputados), Euskadiko Ezkerra (EE) y pequeños grupos regionalistas. Con ello, el Grupo Mixto pasa a estar compuesto, por primera vez en la historia, por 34 diputados, que, además, tienen ideologías radicalmente diferentes.

La Mesa del Congreso y la Junta de Portavoces entendieron ayer que Izquierda Unida, integrada por siete diputados, cinco de ellos miembros del PCE y del PSUC, no alcanza el total del 5% de los votos emitidos en las pasa das elecciones. Este porcentaje es necesario, según el artículo 23 del reglamento de las Cortes, para poder constituirse en grupo parlamentario. Ni siquiera el truco legal de la adición temporal de los dos diputados de Euskadiko Ezkerra permite alcanzar este porcentaje, de acuerdo con los cálculos de la Mesa.

Leopoldo Torres, vicepresidente del Congreso, explicó ayer que la suma de los votos válidos obtenidos conjuntamente por Izquierda Unida y Euskadiko Ezkerra alcanza el 4,97%, y el 4,87% de los votos emitidos. Sin embargo, Torres aseguró que la Mesa es "consciente" del problema dé funcionamiento que la disparidad de ideologías y la cantidad de diputados supondrá para el Grupo Mixto, y expresó la voluntad de subsanar el problema lo antes posible, antes en todo caso del comienzo del período de sesiones, a finales de septiembre. Admitió que la reforma del reglamento de las Cortes podría ser una de las vías" de solución, pero no la única.Cara a la sesión de investidura de Felipe González como presidente del Gobierno, que comienza esta tarde y se prolongará hasta la noche de mañana, los representantes de IU no contarán con la media hora de réplica de los portavoces de los otros grupos parlamentarios. El líder del PCE, Gerardo Iglesias, que actuará como el representante de la coalición de izquierda, tendrá que conformarse con intervenir durante 10 minutos.

15 mbutos pam AlzagaÓscar Alzaga, presidente del democristiano PDP, dispondrá de 15 minutos para responder al discurso de investidura de Felipe González, y los restantes representantes de formaciones integradas en el Grupo Mixto (Agrupación Independiente Canaria, Coalición Galega, Euskadiko Ezkerra, Partido Aragonés Regionalista y Unión Valenciana) cinco minutos cada uno. El presidente del Gobierno hablará esta tarde sin límite de tiempo, y Manuel Fraga (Coalición Popular), Adolfo Suárez (CDS), Miquel Roca (Minoría Catalana) e Iñaki Anasagasti (Minoría Vasca) le responderán mañana durante media hora cada uno, hablando todos ellos antes que las formaciones del Grupo Mixto.

Fuentes gubernamentales opinaron ayer que el presidente González basará su intervención en la necesidad de continuar la labor iniciada durante la pasada legislatura, aunque ahora "dedicándose a aplicar a casos concretos las reformas y la modernización de estructuras ya comenzadas".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las mismas fuentes, que dijeron que anoche aún se daban "los últimos toques" al discurso de investidura, señalaron que es previsible "un endurecimiento" en el tono de González al referirse al terrorismo. Felipe González hará probablemente pública mañana por la noche, concluida la sesión de investidura, la lista de su nuevo Gobierno, cuyos miembros prometerán o jurarán sus cargos ante el Rey probablemente el próximo jueves.

Por lo que se refiere al rechazo de la posibilidad de que Izquierda Unida cuente con su propio grupo parlamentario, miembros de Grupo Socialista insistieron en que éste no ha "vetado nada ni a nadie, sino que se trató de una aplicación inevitable del reglamento". Los socialistas, según estas fuentes, apoyarán "soluciones inmediatas" para facilitar que la coalición de izquierda cuente a la mayor brevedad con su propio grupo.

Enrique Curiel, vicesecretario general del PCE y diputado de IU, consideró ayer que la Mesa y la junta de portavoces habían realizado "una interpretación restrictiva del reglamento", al no computar en el recuento los votos obtenidos por la Plataforma Canaria Unida y el Partido Galleguista de Izquierda Unida; ninguno de los dos obtuvo escaño, pero ambos se comprometieron ante notario a trabajar parlamentariamente con la coalición de izquierda.

Curiel, que aseguró que no pierde la esperanza de lograr pronto su propio grupo parlamentario, no quiso comentar la nota hecha pública ayer por algunos partidos menores de Izquierda Unida, como el Humanista, el Carlista e Izquierda Republicana, que expresaron su malestar ante la posibilidad de ser ignorados por los restantes miembros de IU en el proceso poselectoral. Según Curiel, la hipótesis de que los tres partidos citados se desliguen de la coalición se verá "en su nioniento", es decir, al renegociar los pactos electorales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS