Incautadas en el Rastro 14.000 cintas de vídeo, valoradas en 18 millones

Cuatro estudiantes han pasado a disposición judicial por su presunta participación en la copia, venta y reproducción ilegal de programas de videojuegos por ordenador. La policía incautó el pasado fin de semana 14.000 cintas piratas en el Rastro madrileño. Un joven de 19 años, experto en informática, está considerado por la policía como el principal organizador del grupo. El detenido viajaba periódicamente a Londres, donde adquiría las últimas novedades para reproducirlas posteriormente, según informó la Jefatura Superior de Policía.

Más información

El pasado fin de semana, los titulares de varios puestos del Rastro madrileño fueron detenidos y se incautaron cerca de 14.000 cintas, de las que 6.000 estaban grabadas y listas en estuches para su venta y el resto eran vírgenes. Repartidos en varios domicilios, se intervinieron también 13 máquinas reproductoras, siete ordenadores de distintos sistemas, cerca de 4.000 estuches para casetes y varios miles de carátulas fotocopiadas correspondientes a 80 títulos, según informó la Jefatura Superior de Policía.La mercancía requisada hubiera alcanzado en el mercado un valor de 18 millones de pesetas. El precio de las cintas originales de videojuego oscila entre las 2.000 y las 2.500 pesetas, y en el Rastro se vendían a 350 pesetas. Pese a que las copias eran de muy mala calidad, se vendían grandes cantidades, dado lo económico de su precio.

El organizador del grupo, cuyo nombre corresponde a las iniciales Francisco Javier V. L., tenía contratadas a sueldo a ocho personas, que se dedicaban a la venta en los puestos y colaboraban en el proceso de reproducción, según la policía. Francisco Javier adquiría en el mercado del Reino Unido las últimas novedades en materia de videojuegos, y los fines de semana los dedicaba a reproducir estas adquisiciones en un chalé que su familia tiene en la localidad madrileña de Pedrezuela. En este domicilio la policía encontró seis reproductoras o aparatos dedicados a duplicar los originales.

Experto en informática

El detenido, que fue calificado por la policía como un experto en informática, descifraba la clave de la protección de las cintas, que son puestas a la venta con un sistema de protección especial para evitar su copia, ayudado por un ordenador. Con la casete desprotegida se pirateaba su contenido. Las otras tres personas que han pasado también a disposición judicial se ocupaban, una vez que las novedades habían sido copiadas, de continuar con la cadena de imitaciones y de realizar nuevas copias, según la misma fuente.Inspectores del Grupo V de la Brigada Regional de Policía Judicial dedicados a la investigación de robos en establecimientos, que habitualmente trabajan en el Rastro con objeto de descubrir la posible venta de efectos robados, llevaron a cabo la investigación tras percatarse de la masiva proliferación en la venta de estas casetes piratas.

Cinco personas más que fueron también detenidas en el curso de la misma acción policial quedaron en libertad tras prestar declaración ante la policía. Ninguno de los detenidos posee antecedentes policiales.

El pasado mes de marzo fueron detenidos 28 vendedores del Rastro a los que se incautaron 11.000 videojuegos reproducidos de cintas originales por estudiantes, que los comercializaban a un precio de 250 pesetas.La redada policial se llevó a cabo entonces a raíz de una querella por fraude presentada por la Asociación de Empresas Fabricantes de Software para ordenadores profesionales y domésticos (Anexo). La asociación inició entonces acciones judiciales contra los vendedores por un presunto delito de apropiación ilícita de los derechos de autor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de julio de 1986.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete