Un extraño caso de presunto espionaje y secuestro enfrenta a Bonn con la RDA

La República Federal de Alemania (RFA) anunció ayer el inicio de las investigaciones sobre las presuntas actividades de espíonaje del científico alemán oriental Herbert Meissner, protagonista de una extraña peripecia en la que se mezclan un robo menor, una detención, una petición de asilo, una despavorida huida y acusaciones, de secuestro.Meissner, de 59 años, vicepresidente de la Academia de Ciencias de la República Democrática Alemana (RDA), está refugiado en la misión de su país en Bonn, desde donde se ha acusado al Gobierno de Helmut Kohl de intentar secuestrarle la pasada semana.

El científico fue detenido el día 9, acusado de pretender robar el tubo de una ducha en Berlín Occidental, donde se encontraba en visita profesional. Entonces, según la versión oficial, pidió ser trasladado al cuartel general de los servicios de espionaje en Múnich. Allí solicitó que se le concediera asilo político, pero más tarde cambió de opinión y huyó para refugiarse en la misión de la RDA en Bonn.

Berlín Este ha acusado a los servicios secretos de la RFA de intentar secuestrar a Meissner, y Bonn, tras calificar de absurda tal acusación, ha dicho que va a iniciar una investigación sobre las actividades del científico en la RFA y que Meissner no será autorizado a volver a la RDA hasta comprobarse que lo hace voluntariamente.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS