Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV no acepta la expulsión del presidente de Álava por los "críticos'

La junta municipal del PNV de Vitoria, afin al sector crítico, opina que la decisión de la asamblea del partido en la capital alavesa de dar de baja de la organización al presidente de la ejecutiva regional y portavoz del Consejo Nacional del PNV, Javier Aguirre, supone que, éste no puede pertenecer a ninguna de las dos ejecutivas.Fuentes del sector oficial subrayaron, por su parte, que los miembros del consejo sólo están sometidos a la disciplina de la asamblea nacional del partido y restaron legitimidad a la postura adoptada por los afiliados alineados con Carlos Garaikoetxea. "Es la coartada para fundar otro partido", precisaron. Ayer se conoció la dimisión de un concejal nacionalista del Ayuntamiento de Vitoria alineado en el aparato del partido. El grupo municipal del PNV es mayoritariamente crítico.

La escalada en la crisis nacionalista dio un paso más con la decisión de la asamblea municipal del PNV de Vitoria de dar de baja a Javier Aguirre y a Julio López, miembro alavés del máximo tribunal interno del PNV, por "incumplir una obligación básica de los militantes, la asistencia a las asambleas del partido". En la reunión en la que se adoptó el acuerdo no estuvieron los implicados. Javier Aguirre se encontraba en ese momento en una reunión de la ejecutiva de Álava.

Manuel Ibarrondo, presidente de la junta municipal de Vitoria, quien, a pesar de haber sido inhabilitado por el tribunal internó para ocupar cargos, presidió la asamblea en la que se decidieron las bajas de Aguirre y López, afirmó ayer que la postura se apoya en los artículos 8 y 9 del reglamento del PNV en Áláva.

Un portavoz cualificado del sector oficial del PNV reconoció la existencia de este reglamento, aunque matizó que las normas del reglamento nacional del partido, de rango superior, especifican que los miembros del Consejo Nacional están sometidos disciplinariamente a la asamblea nacional. "Es verdad que el reglamento de Álava dice eso, pero es corno leer de un libro un solo párrafo".

Ibarrondo afirmó el pasado lunes por la noche, minutos después de concluir la asamblea municipal., que, aunque otros afiliados tampoco asistían regularmente a las reuniones, se había pretendido castigar a dos personas que en el resto de sus actuaciones se habían mostrado legalistas al máximo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 1986