Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cese fulminante del ministro de Hacienda de México

"Para la debida instrumentación de la política financiera del Gobierno federal", el presidente de México, Miguel de la Madrid, designó a Gustavo Petricioli, de 57 años, como nuevo secretario (ministro) de Hacienda y Crédito Público, en sustitución de Jesús Silva Herzog, de 51 años, una de las estrellas del Gabinete y considerado hasta ahora como uno de los posibles presidenciables para la sucesión del actual mandatario. Chucho Silva Herzog fue el hombre que en agosto de 1982 anunció en Washington y Nueva York la suspensión de pagos mexicana, siendo presidente José López Portillo, y paralelamente apoyó la nacionalización de la banca un mes más tarde.

Un escueto comunicado de 46 palabras anunció el martes a primera hora de la tarde (hora local) el cambio en la decisiva cartera de Hacienda en un momento en que México trata de conseguir los créditos que le permitan evitar la moratoria en los pagos pendientes de su deuda externa de casi 100.000 millones de dólares.El sibilino anuncio presidencial se unió a la publicación de una carta de dimisión de Silva Herzog al presidente, en la que, anunciaba que "por razones de carácter personal, me veo obligado a presentar a usted mi renuncia, con carácter irrevocable". La caída -cese o dimisión- de Silva supone el fin de sus aspiraciones presidenciales y causó sensación en la capital mexicana. En medios financieros se había rumoreado ya desde el lunes, pero se creía que era un nuevo rumor en unos momentos críticos por la situación económica, del país y las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la banca extranjera,

Llama la atención la dimisión por motivos persoriales", cuando tan solo hace cuatro días Silva había anunciado ante dirigentes del sector privado que México podría suspender los pagos de 1.600 millones de dólares de los intereses pendientes por la deuda en lo que queda de año, y que esta decisión no sería una moratoria, sino que se tomaría de acuerdo con la banca.

Sobre las causas últimas del cese o dimisión del secretario de Hacienda se esbozan dos hipótesis. Una habla de discrepancias dentro del gabinete económico de México, donde parece que Silva estaba enfrentado con las posiciones del ministro de Planificación y Presupuesto, Carlos Salinas. La otra interpretación apunta a que Silva se había convertido en un negociador demasiado duro en las cuestiones pendientes con el FMI y los bancos y sus posiciones eran un obstáculo para lograr un acuerdo.

Falta de transparencia

El diario de la capital Unomasuno critica en un comentario editorial la falta de transparencia con que se informó del cambio en la cartera de Hacienda. Escribe el editorial que "son múltiples las preguntas y eso es consecuencia inmediata de una crónica falta de información sobre los actos de Gobierno. En otras épocas, dicho vicio de nuestro sistema se consideraba como algo normal; pero en estos tiempos, en el marco de la enfermedad económica que vive el país, constituye una real anomalía. Las resoluciones dentro de esta área son materia de absoluto interés para la sociedad mexicana; sus asuntos no debieran ser tratados como cuestiones de familia, secretas, exotéricas, en la que los mexicanos sólo participamos como personas de afuera de esa familia".El acto de transmisión de poderes en la Secretaría de Hacienda estuvo presidido, según el protocolo, por el secretario de Gobernación, Manuel Bartlett, otro de los presidenciables, que dijo que "necesidad de fortalecer el equipo de trabajo en tiempos de crisis ha motivado la designación, a la cabeza de esta secretaría, de un hombre que reúne todos los requerimientos para estar a la altura de la responsabilidad que el presidente de la República hoy le encomienda". El nuevo secretario de Hacienda, Petricioli, según una semblanza que publica el diario La Jornada, es un "pasajero permanente en la rueda de la fortuna de la política nacional. Gustavo Pitricioli Iturbide, ha llegado al punto más alto del carrusel al que subió en los primeros aflos de la década de los cuarenta, como ayudante de economista en el Banco de México". Los altibajos de la carrera política del nuevo secretario fueron grandes. Durante el sexenio del presidente Echeverría, cayó de subsecretario de Ingresos en la Secretaría de Hacienda a comisionado ante la Federación Mexicana de Fútbol. El nuevo ministro es un amigo cercano al presidente De la Madrid, quien parece inclinado a rodear.se de personas de confianza. De su anterior nombramiento para el gabinete, el ministro de Energía y Minas, Alfredo del Mazo, había dicho en una ocasión De la Madrid que era el hermano que le habría gustado tener.

Entre las reacciones a la caída de Silva destaca el duro comentario publicado en primera página del diario Excelsior por Gaston García Cantú, un hombre que se distingue por sus periódicos y feroces ataques contra la política de EE UU. Los tonos del comentario no son tan llamativos como el hecho de que haya sido el comentarista destacado ayer por Excelsior. Escribe García Cantú que "Silva representó, durante los últimos meses, una conducta de resistencia a las demandas del FMI y del Gobierno de EE UU". El comentarista afirma que "la renuncia de Silva anuncia entre las dos políticas por seguir en el Gobierno la más contraria a los intereses nacionales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de junio de 1986

Más información

  • Momento crítico para la renegociación de la deuda