Comenzó a funcionar ayer el puerto de Bilbao después de dos meses de huelga

El puerto de Bilbao comienza a funcionar paulatinamente, una vez logrado un acuerdo transitorio entre estibadores y Administración, en la misma línea de lo pactado en Barcelona el pasado sábado entre representantes de la Coordinadora Estatal de Estibadores y el secretario general de Empleo, Álvaro Espina. El conflicto ha venido paralizando el puerto durante 55 jornadas, ha supuesto alrededor de 40.000 millones de pesetas de pérdidas y ha puesto en riesgo la actividad de 20 empresas portuarias, que durante la semana pasada presentaron regulaciones de empleo.

A las ocho de la mañana de hoy las empresas vinculadas al puerto (unas 150) que precisen trabajadores los solicitarán formalmente, según confirmó la asociación de consignatarios a los propios estibadores. Por tanto, hoy se trabaja en Bilbao con cierta normalidad, pese a que hay pocos buques en sus muelles y que es preciso algún tiempo para que la máquina portuaria comience a funcionar. De momento nadie descarta que puedan surgir conflictos puntuales sobre la interpretación del acuerdo, y que ahora hay que confeccionar las listas de trabajadores y agilizar trámites administrativos.Mañana jueves, sin embargo, el acuerdo transitorio logrará un mayor empuje con la celebración de una asamblea general en Bilbao de todos los estibadores, a la que asistirán también representantes de la Coordinadora Estatal. De todas formas, en las próximas horas no se descartan dificultades para la puesta en marcha del puerto. El acuerdo en sí, no exento de recelos y tensiones, está aún "entre algodones" -según el director del puerto, Manuel Santos- y "hace falta revestirlo", piensan los estibadores.

En estas primeras jornadas de trabajo la actividad portuaria alcanzará un 20% de sus posibilidades y hasta mediados de verano no se espera una recuperación del 100% de la misma, siempre que las negociaciones previstas entre estibadores y Administración para la próxima semana vayan por buen camino.

Manuel Santos, director del puerto autónomo, se mostró esperanzado por el pacto, "que nos sitúa al mismo nivel de los restantes puertos de España". Sobre esta solución provisional hallada a última hora del lunes en Bilbao, cuando ya parecían estar rotas las conversaciones, dijo que "tiene la ambigüedad de los grandes acuerdos. Nadie es el ganador ni el perdedor".

Los orígenes del conflicto no parecen, sin embargo, superados, por más que unos y otros traten de correr una tupida cortina sobre el problema. La pretensión de los 250 estibadores de renunciar a su carácter de fijos; y pasar al censo de la OTP entrando en el turno rotatorio, ha sido atendida sólo en parte. A unos 40 estibadores se les reconoce vinculación con la OTP. El resto, 210, se vuelven a vincular a las empresas.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS