Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nineth Montenegro

La organización que preside en Guatemala está propuesta para el Premio Nobel de la Paz

Nineth Montenegro, de 28 años de edad, es presidenta del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), una organización integrada por familiares de desaparecidos en Guatemala y fundada por ella misma hace dos años. Desde que, el 18 de febrero de 1984, unos desconocidos hicieron desaparecer a su marido en el centro de la capital guatemalteca, Nineth ha trabajado en su país y en el extranjero por el esclarecimiento de las desapariciones. Su mayor éxito ha sido conseguir que su organización sea propuesta para el Premio Nobel de la Paz. Actualmente visita Europa en busca de respaldo internacional a su causa.

"Ese día íbamos a almorzar juntos. Había salido por la mañana para hacer algunos recados y ya no volvió. Le estuve esperando nerviosa y me preocupé mucho más cuando en el noticiero de las diez de la noche, en televisión, dijeron que habían encontrado muerto a un amigo de mi marido. A las tres de la mañana entraron en mi casa hombres uniformados, armados con metralletas, que lo registraron todo y se llevaron papeles y documentos de trabajo de mi marido y míos, y libros de sociología, de historia, de filosofía, que ellos consideraron propaganda marxista. Se pasearon por toda la casa, se sirvieron café y me dijeron que mi marido estaba siendo sometido a interrogatorio; que se encontraba herido, pero que se recuperaría". Desde ese 18 de febrero de 1984, Nineth Montenegro, ha dedicado su vida a buscar una respuesta al caso de los desaparecidos en Guatemala.Durante días buscó una pista de su marido. "Después de ir y venir, de visitar morgues y hospitales, de recibir insultos y groserías, me encontré con tres ancianas en mi misma situación y decidimos unimos en una asociación de familiares de desaparecidos". Hoy son 1.300 personas en el Grupo de Apoyo Mutuo, una organización propuesta para el Premio Nobel de la Paz por un grupo de parlamentarios británicos, con el apoyo de otros tres Parlamentos europeos: francés, alemán occidental y suizo.

Nineth asegura que desde 1966 se han producido en su país 40.000 casos de desaparecidos. La mayor parte de ellos, en 1980, cuando la persecución se centró en los dirigentes campesinos. En 1984, el terror llegó a las ciudades y, además del marido de Nineth, Edgar Femando García, fueron desaparecidos cientos de profesionales y dirigentes sindicales.

Lo más terrible para la presidenta del GAM ha sido descubrir que en lo que va de año se han producido 20 nuevos casos de desaparecidos. El nuevo presidente civil, Vinicio Cerezo, tomó posesión de su cargo el pasado 14 de enero. Nineth Montenegro siente que hay "indiferencia e ingratitud" por parte del Gobierno con el caso de los desaparecidos y piensa que las nuevas autoridades democráticas "no quieren destapar la olla para no enfrentarse al ejército". Hace pública su desconfianza hacia Cerezo y afirma que "existe complicidad entre los asesinos del pueblo y el actual gobernante".

Montenegro está dispuesta, sin embargo, a conceder a Cerezo el plazo de 126 días que él mismo solicitó al tomar posesión. "Después", anuncia, "vamos a actuar de forma pacífica, pero decidida".

Nineth ha reanudado últimamente sus estudios de Derecho, que dejó en 1984. Para poder visitar España y otros países europeos ha dejado a su hija Alejandra, de tres años y diez meses, con la vicepresidenta del GAM y vigilada por "dos escoltas norteamericanos consecuentes". Confía en que, en Centroamérica, ser norteamericano supone una cierta inmunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de abril de 1986