Un ex ministro de Salazar, nuevo presidente del CDS

La elección de Adriano Moreira, de 64 años, ex ministro de Ultramar durante la dictadura de Oliveira Salazar, como nuevo presidente del conservador Centro Democrático y Social (CDS), por el congreso extraordinario del partido, realizado el fin de semana último en Oporto, consagra la derechización del partido centrista, creado en 1974 por Diogo Freitas do Amaral.

Muchos pensaban que Adriano Moreira estaba demasiado marcado por su pasado salazarista para conseguir sacar al partido de la crisis profunda en que se encuentra. Para éstos, Adriano Moreira, que asumió el liderazgo del CDS después de la dimisión del anterior presidente, Francisco Lucas Pires, como consecuencia de la derrota en las elecciones legislativas de octubre último, era una solución "transitoria".

La corriente encabezada por Morais Leitac, ex ministro de Hacienda del primer Gobierno del socialdemócrata Pinto Balsemâo, defendió que las dificultades que el CDS conoció bajo la presidencia de Lucas Pires se debían a que esta formación se había alejado del proyecto original de Freitas do Amaral y que había que volver a hacer del CDS un partido popular, ni conservador ni liberal, ni de derecha ni de izquierda.

Sin embargo, con su moción sobre estrategia política, titulada Por la independencia del CDS, Adriano Moreira convenció a la mayoría de los 1.000 delegados presentes en Oporto de que la supervivencia del partido debe basarse en la asunción, sin vacilaciones ni concesiones, de su perfil conservador, democristiano al estilo de los grandes partidos correligionarios de Europa. Lejos de avergonzarse de ser el partido más derechista del arco parlamentario, el CDS debe acentuar, según la nueva dirección, sus diferencias respecto al Partido Socialdemócrata del primer ministro, Aníbal Cavaco Silva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de abril de 1986.

Lo más visto en...

Top 50