Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una inspección a panificadoras madrileñas propone casi 1.000 sanciones

Una eexhaustiva campaña de inspección en el sector del pan, desde su fabricación hasta la comercialización por los minoristas, realizada por las áreas de Abastos y Consumo y de Salud del Ayuntamiento de Madrid, ha dado como resultado que se eleven 928 propuestas de sanción. Los locales visitados han sido 158, de los que 143 no cumplían todas las normas higiénicas. De las 90 panificadoras que elaboran pan rallado, 29 de ellas lo hacen con pan en deficientes condiciones.

El Laboratorio Municipal de Higiene ha visitado un total de 158 panificadoras, en las que se han observado 143 deficiencias, la mayoría de las cuales -94- se deben a que no disponían de lavamanos de acción no manual. Deficiencias en la limpieza de los aseos y vestuarios y lavamanos no disponibles para su uso han sido otras de las deficiencias generalizadas.Los inspectores, que llevan trabajando en este sector desde el pasado mes de agosto, han controlado asimismo 1.762 puntos de venta pertenecientes al nivel detallista -panaderías, supermercados, polivalentes, etcétera-, y han comprobado que en el 17,3% de los locales se venden productos de bollería no protegidos de contaminación; el 7,3% vende pan rallado no envasado, y el 8,1 %, pan duro almacenado. También han comprobado que la mayoría de estos locales tiene una superficie que oscila entre los 16 metros cuadrados y los 31 metros cuadrados.

Pan rallado

Otro de los puntos en el que se han concentrado los inspectores es la elaboración y comercialización del pan rallado. En este sentido se ha observado que en 90 de las panificadoras visitadas se elabora este tipo de pan. La inspección revela que en 29 de ellas se utiliza pan duro en deficientes condiciones -presencia de parásitos, restos de insectos, fibras y sustancias extrañas, como esparto, plásticos y cabellos- o pan duro sin rotular.El sistema de transporte del pan y su comercialización a nivel de detallista revela que en los 187 vehículos inspeccionados el principal problema detectado es que los recipientes no cumplen la normativa en vigor en el 90% de los casos. Otras anomalías detectadas son la carencia de documentos acreditativos de desinfección, vehículos sucios o que simultanean este transporte con otros productos, y el abandono de recipientes con la mercancía en las aceras.

Respecto a las condiciones de venta y manipulación, la inspección revela que el pan no se vende habitualmente en piezas enteras en el 12% de los casos, y el que no viene envasado no se envuelve en el momento de la venta en el 17,3%. En el 22,4% de los casos su venta se simultanea con otros productos que lo pueden contaminar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 1986

Más información

  • Sólo 15 de los 158 locales visitados cumplen las normas higiénicas