Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevos intentos de Arabia Saudí y Kuwait para dar fin a la guerra del Golfo

Bagdad / Teherán

Los ministros de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, príncipe Saud al Faisal, y Kuwait, jeque Sabah al Ahmed, llegaron ayer a Bagdad para conversar con el presidente iraquí, Sadam Husein, según informó la agencia oficial iraquí, Ina. Esta visita y la que el domingo efectuaron a Damasco han tenido como objetivo la búsqueda de una solución pacífica a la guerra del golfo Pérsico y, más concretamente, poner fin a la actual ofensiva iraní, que preocupa especialmente a Kuwait por la aproximación a su frontera de las tropas de Teherán.

Los dos ministros regresaron a sus respectivos países ayer, a primera hora, desde la capital siria. Pocas horas después, emprendieron viaje a Bagdad. En Damasco pidieron al régimen de Hafez el Asad (considerado amigo de la república islámica iraní) que mediase ante Teherán para que detuviera su ofensiva.

En su breve parada en Kuwait, el jeque Sabah al Ahmed declaró que su país se ve afectado por el ataque iraní. Respecto a la actitud siria, el ministro kuwaití declaró: "El problema no es de cambio de posturas, sino de la situación en su conjunto".

Antes de abandonar Siria, el príncipe Saud al Faisal declaró que sus conversaciones en este país habían sido positivas y que había obtenido buenos resultados, aunque no precisó cuáles.

Cruentas batallas

Mientras se producían esos contactos diplomáticos, ambos contendientes daban cuenta de cruentas batallas por el control de una amplia zona del sur de Irak conquistada por Irán en su ofensiva.

Fuentes militares iraquíes informaron en la mañana de ayer que sus fuerzas habían reconquistado la ciudad de Fao, en tanto que Irán admitió tan sólo que se habían desarrollado grandes batallas por la posesión de dicha ciudad. Desde hace ocho días, cuando comenzó la ofensiva iraní Aurora-8, Bagdad vio cortadas las comunicaciones con una parte de la costa del golfo Pérsico, ya que las fuerzas iraníes cruzaron el estuario de Chat el Arab y conquistaron, según informaciones de Teherán, más de 800 kilómetros cuadrados de territorio iraquí.

Bagdad sostiene que la mayoría de los soldados iraníes que cruzaron Chat el Arab murieron o se vieron forzados a retroceder. Las mismas fuentes aseguran que fracasaron los ataques lanzados ayer por Irán en dirección a Um al Qasr, ciudad iraquí situada a 50 kilómetros al norte de Fao.

Los comunicados iraníes estiman, sin embargo, que sus tropas seguían avanzando y que habían tomado un puesto de control iraquí encargado de dirigir los ataques aéreos a petroleros que utilizan la terminal de la isla iraní de Jarq.

Por su parte, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Alí Akbar Velayati, reafirmó ayer la voluntad de su país de proseguir la ofensiva militar contra las fuerzas iraquíes en Chat el Arab, a pesar de las críticas que ello suscita en el mundo árabe. Velayati hizo estas declaraciones en Argel, donde participa, junto a representantes de Argelia y Libia, en una reunión sobre polítíca energética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 1986

Más información

  • Fuentes militares iraquíes aseguran que han recuperado el puerto de Fao