Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La auditoría del Fondo de Garantía de Depósitos estará lista en el plazo de un mes

El proceso de fiscalización que el Tribunal de Cuentas del Estado realiza al Fondo de Garantía de Depósitos estará listo en el plazo de un mes y se remitirá al Parlamento en dos meses, según el consejero Ubaldo Nieto, responsable del departamento financiero del tribunal y encargado de esa auditoría. Los presidentes de los tribunales de cuentas de los países de la Comunidad Europea celebran en Sevilla un encuentro internacional.

La fiscalización que se realiza al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), entidad encargada de reflotar los bancos españoles en crisis, abarca el período 1980-1983, y ha cubierto ya los trámites del informe provisional y de alegaciones de los que fueron responsables en el periodo auditado. Pese a que estaba prevista una segunda fase de admisión de alegaciones -una vez estudiadas las primeras-, ésta "no se producirá", según manifestó a este periódico el consejero responsable del Departamento Financiero del Tribunal de Cuentas, Ubaldo Nieto.Respecto al contenido de las alegaciones, el Tribunal de Cuentas "está de acuerdo con algunas, en desacuerdo con otras y existen dudas sobre otro grupo", dijo el consejero. El estudio de esas dudas sería la causa que está dilatando el proceso, congelado desde que el pasado 16 de octubre se recibiesen las alegaciones. El informe definitivo se someterá al Pleno del Tribunal de Cuentas "en el plazo de un mes", y a la comisión mixta Senado-Congreso en plazo parecido.

El primer informe sobre la fiscalización al FGD (véase EL PAÍS de 19 de octubre de 1985) señalaba diversas irregularidades en sus 66 conclusiones: se realizaban operaciones sin someterlas a la Comisión Gestora, y autorizaciones de ésta no se ejecutaban; algunas actas de la Comisión Gestora no reflejaban la realidad contable; faltaban cartas de invitación a concursos de adjudicación de diversos bancos y no se tuvieron en cuenta otras ofertas, y, en general, considera al FGD como un holding de empresas.

Ubaldo Nieto destacó que el del FGD "es el primer proceso de fiscalización que se realiza a un organismo en el que no existía control interno". "Se trata de un tema muy complejo", explicó, "en el que el Tribunal de Cuentas presentará un informe técnicamente riguroso". "Hay que tener en cuenta", añadió, "que el FGD es un organismo creado para solucionar una crisis y que la legislación sobre este caso presenta lagunas porque fue posterior a su creación". Ubaldo Nieto descartó, en principio, que se derivasen responsabilidades penales, aunque admitió que las había contables.

Encuentro internacional

Por otro lado, el presidente del Tribunal de Cuentas, José María Fernández Pirla, dijo que la entrada de España en la CE "no implicará una modificación jurídica del tribunal español porque el Tribunal de Cuentas comunitario no puede condicionar al de los Estados miembros por la vía del derecho, sino por la vía de la técnica". Fernández Pirla dijo que los trabajos del tribunal se están agilizando y que "ya tenemos terminado el informe sobre la cuenta general del Estado de 1982". Respecto a las auditorías de infarto, señaló que 37 de ellas están ya finalizadas y que las próximas afectan a las corporaciones locales. "De infarto son si se deducen responsabilidades penales; si sólo son contables, son de disgusto", dijo.El presidente del Tribunal de Cuentas español participa, junto con sus colegas de casi todos los países de la CE, en el II Encuentro Internacional que estudia las competencias y relaciones entre el Tribunal de Cuentas de la CE y los de los países miembros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 1986

Más información

  • Se celebra un seminario sobre las competencias de los tribunales de cuentas