Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jueces para la democracia se opone a la existencia de espacios policiales autónomos.

Jueces para la Democracia dedicó ayer la primera jornada de su congreso al debate en tres comisiones sobre su propio programa y el exigible al Consejo General del Poder Judicial; la policía judicial y la institución del Jurado, y los problemas que plantea la ley orgánica del Poder Judicial, entre otros asuntos. Pendiente todavía el debate que se producirá hoy en la sesión plenaria, el máximo consenso se obtuvo ayer sobre la necesidad de terminar con la existencia en la práctica de "espacios policiales autónomos" y sobre la implantación del Jurado puro.La comisión que se ocupó de ambas materias llegó a la conclusión de que es preciso hacer efectiva la exigencia constitucional de que la policía judicial dependa de los jueces y tribunales y del ministerio fiscal, como consecuencia, además, de la independencia del poder judicial y para una mayor garantía de respeto a los derechos fundamentales de la persona.

Entre las comunicaciones remitidas destaca una del magistrado Jesús Peces-Morate que se centra en los usos judiciales irregulares que es necesario corregir en materia de mandamientos de registros domiciliarios, solicitudes de intervención telefónica o de libertades de confidentes, retención de pruebas, inadecuado tratamiento de detenidos... Peces-Morate defiende un cambio de actitud judicial más que de legislación.

La comisión se inclinó por el Jurado puro (formado por ciudadanos legos en derecho, sin intervención de magistrados en la deliberación). Se pronunció por la obligatoriedad del jurado, que no debe ser "un derecho optativo para el acusado", pero sí "ha de limitarse a los delitos más graves".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de enero de 1986