Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francisco Pinto Balsemão dimite como parlamentario europeo y portugués

ENVIADO ESPECIALEl ex primer ministro socialdemócrata portugués Francisco Pinto Balsemão presentó ayer la dimisión como parlamentario europeo, y también la petición de su suspensión como miembro de la Asamblea Nacional de su país. Con ello, Balsemão se convierte en el eurodiputado de más breve mandato, dado que el lunes comenzó el período de sesiones en el Parlamento de Estrasburgo, y ese día se produjo la incorporación de los nuevos parlamentarios portugueses y españoles.

La dimisión de Balsemão como miembro del Parlamento Europeo fue comunicada simultáneamente al presidente de ésta institución y al primer ministro portugués y líder del Partido Social Demócrata, Anibal Cavaco Silva. La decisión está aparentemente fundada en el hecho de que Cavaco decidió designar portavoz de los socialdemócratas portugueses dentro del grupo liberal del Parlamento de Estrasburgo a Almeida Mendes, un hombre de su confianza política, en lugar de a Pinto Balsemão, que encabezaba la lista de los eurodiputados por su país. El ex primer ministro portugués será sustituido por el también socialdemócrata Antonio Rui Amaral.

También en las filas de los europarlamentarios españoles se registraron ayer ciertas tensiones, antes de que los 60 componentes de la delegación española quedasen definitivamente incorporados a uno u otro grupo del Parlamento de Estrasburgo. El ex presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, oficializó su presencia como adherido al grupo popular (democristiano), después de que en cierto momento llegase a amenazar con abandonarlo, si los restantes españoles de este grupo dificultaban su adscripción a la comisión de asuntos institucionales.

Por su parte, Pío Cabanillas, inicialmente rechazado en el grupo liberal, que hasta ayer trató de forzar una organización interna entre los sin grupo, decidió, aparentemente a última hora, ingresar en el grupo conservador, junto a los eurodiputados de Alianza Popular, una vez que, según dijo, se convenció de la inutilidad de sus intentos de formar un grupo mixto.

La intervención de los nuevos europarlamentarios españoles en la jornada de ayer se centró en el debate "contra el racismo, el fascismo, la intolerancia y la discriminación". El comisario Manuel Marín, encargado de los asuntos sociales en el Consejo de Ministros de la Comunidad Europea, presentó un informe en el que se propone la creación de un órgano de seguimiento en cada país para fiscalizar estas cuestiones.

"En estos momentos surgen en Europa minorías xenófobas que nos preocupan", dijo Marín en su primera intervención pública en este foro, para informar a continuación de que ya existen 15 millones de emigrantes en el conjunto de los países de Europa occidental.

Entre las propuestas concretas que serán sometidas al pleno del Parlamento, figuran la recomendación de que se conceda a los emigrantes derecho de voto en las elecciones locales del país en el que trabajan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de enero de 1986

Más información

  • El ex primer ministro no fue designado portavoz