El País Vasco finaliza el año con un nuevo asesinato y el secuestro de un directivo del Athlétic de Bilbao

En menos de 24 horas se producían ayer dos nuevos hechos violentos en el País Vasco. Minutos antes de las ocho de la mañana caía asesinado por un comando de ETA, en Lasarte (Guipúzcoa), Alejandro Sáenz Sánchez, ex guardia civil y jefe de vigilantes de la factoría Michelín de esta localidad. Por otra parte, a media tarde resultaba secuestrado el directivo del club de fútbol Athlétic de Bilbao Juan Pedro Guzmán Uribe, de 43 años, casado y con tres hijos, que pertenece a una de las más importantes familias de negocios vascas -su padre, Rafael, ha sido consejero del Banco de Vizcaya y de Sevillana de Electricidad-. Hasta primeras horas de la madrugada no había ninguna reivindicación del secuestro. En Santa María de Lezama, localidad a 18 kilómetros de Bilbao, en la que se produjo el secuestro, existían pocas dudas de que hubiera sido realizado por un comando de ETA Militar.

Más información
37 víctimas del terrorismo de ETA en 1985

Juan Pedro Guzmán Uribe, de 43 años, casado y con tres hijos, directivo del club de fútbol Athlétic de Bilbao, fue secuestrado en la tarde de ayer cuando salía de un restaurante después de participar en un partido de fútbol sala entre periodistas y directivos del mencionado club vasco en las instalaciones deportivas de Santa María de Lezama, a 18 kilómetros de la capital vizcaína, según informó anoche el Gobierno Civil de Vizcaya.El secuestrado fue abordado, según el testimonio de un testigo presencial, por tres individuos que, a cara descubierta y pistola en mano, le obligaron a introducirse en la parte trasera de su propio vehículo, un Audi 100, y posteriormente huyeron en dirección a Derio, en las cercanías de Bilbao.

Juan Pedro Guzmán fue secuestrado cuando salía del restaurante Jan-Toki, cerca de las instalaciones deportivas del Athlétic de Bilbao, después de una comida de hermandad entre técnicos, directivos del club rojiblanco y periodistas deportivos. Juan Pedro Guzmán, según informa Efe, fue amenazado por ETA hace tres años y se encontraba en algunas listas de esta organización.

La comida transcurrió normalmente, según explicaron algunos de los asistentes, entre los que se encontraba el ex juardameta internacional José Angel Iríbar, el entrenador del Athlétic, Javier Clemente, y el preparador físico del equipo bilbaíno y de la selección española, Manuel Delgado Meco. Según testigos, Guzmán, que había marcado dos goles en el encuentro, estuvo relajado durante la comida, después se levantó y explicó que debía marcharse porque tenía una cita con su mujer, Soledad Azqueta, con la que tiene tres hijos, dos niños y una niña.

Juan Pedro Guzmán es director general de Aceprosa y, según el Directorio de Sociedades, Consejeros y Directivos (Dicodi), es presidente de Medex y consejero de Naviera Galea. El secuestrado también codirige una empresa de publicidad, llamada Aurman, junto con el presidente del Athlétic de Bilbao, Pedro Aurtenetxe. Aunque en diversos círculos del País vasco se relaciona al secuestrado con Coalición Popular, el portavoz parlamentario Jaime Mayor Oreja señaló a este periódico que no lo conocía personalmente.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sin embargo, según declararon a Efe amigos del secuestrado "Juan Pedro, al contrario de sus hermanos y primos, no participa en ninguna empresa ni negocio". El padre del secuestrado, Rafael Guzmán, ha sido consejero del Banco de Vizcaya y de la compañía eléctrica Sevillana de Electricidad y presidente de honor de Aceprosa. Rafael tuvo ocho hijos, que multiplican sus cargos en diversos consejos de administración. Su familia, tras conocer el secuestro, mantuvo una reunión urgente en una conocida cafetería del barrio de Neguri. La Junta de Seguridad de Vizcaya, compuesta por el gobernador civil, Iñaki López, y miembros de las fuerzas de la Seguridad del Estado, se reunió inmediatamente después de conocerse el secuestro de Juan Pedro Guzmán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS