Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROFESIONES

El Colegio de Médicos de Madrid anuncia una manifestación contra la ley de incompatibilidades

El colegio de Médicos de Madrid convocará una manifestación, probablemente el próximo día 28 de este mes, para protestar por la apficación de la ley de incompatilbilidades, según uno de los acuerdos adoptados ayer por una asamblea a la que asistieron en torno a 800 facultativos de los 20.000 colegio de Madrid. La presidencia del colegio decidió aconsejar que los médicos no rellenen los formularios donde, según exige la ley, deben constar los trabajos que tiene cada uno. A la misma hora, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM en su asamblea general ordinaria, a la que acudieron 600 médicos en representación de 20 000 afiliados, se ratificó en el apoyo al cumplimiento de lo dispuesto en la ley.

Tras dos horas y media de intervenciones y debates caracteriza dos por durísimos ataques al Gobierno socialista, el presidente del Colegio, Javier Matos, que había convocado esta asamblea, anunció que como consecuencia de lo señalado en la reunión el Colegio pondrá en marcha una comisión de seguimiento sobre la manera de aplicar las incompatibilidades. Asimismo, intentará entablar un diálogo con la Administración, valorará las posibilidades de otras medidas de presión, incluida una huelga total, pedirá una moratoria de la aplicación de la ley de Incompatibilidades y solicitará la dimisión de los ministros de Sanidad, Ernest Lluch, y de Presidencia, Javier Moscoso.La cúpula del Colegio de Madrid decidió también solicitar la reunión urgente de la Organización Médica Colegial, que preside Ramiro Rivera, para que traté est

e problema; y hacer llegar a otros profesionales y a la Prensa las preocupaciones de los médicos en esta materia. También se pedirá al Defensor del Pueblo que intervenga en el conflicto.

La tónica general de las 20 in tervenciones que se produjeron durante la reunión en el colegio de médicos fue de ataques frontales al Gobierno. Tampoco faltaron ataques a los representantes del pueblo en el Parlamento, a los que se recriminó en varias ocasiones que "se hayan marca do en primer lugar su salario". Algunos, los más radicales, dijeron que "sólo queda un recurso: echarse al monte, porque éste ha dejado de ser un Estado de Derecho".

Los participantes en la asamblea calificaron en general la ley como un instrumento político en contra de ellos. Por eso se oyeron frases, entre otras, como "tenemos que golpear a la Administración hasta llegar al caos si es preciso" o "una huelga de médicos pone de rodillas a cualquier Gobierno de cualquier nación. Un médico definió al Gobierno de la siguiente forma: «Esa gente sólo sabe hacer una cosa bien: el mal". La expresión fue fuertemente aplaudida y vitoreada. Algunos médicos calificaron la ley, de Incompatibilidades, de "robo que el Estado practica en la persona del ciudadano atropellado". "La ley raya en la vileza o lo canalla", afirmó otro facultativo. Con la aplicación de la ley, "los señores del Gobierno desprecian a nuestras familias y a los enfermos. Los médicos tenemos ya el hambre a las puertas de nuestra casa e incluso dentro", se dijo. Todas estas expresiones fueron seguidas de fuertes aplausos.

En la asamblea se lamentaron las divisiones que existen entre los médicos. y se atacó a la cúpula de la Organización Médica Colegial, con Ramiro Rivera a la cabeza, a quien se acusó de ser el mayor "incauto" por haber negociado o creerque negociaba con la Administración. Según fuentes médicas, el presidente del Colegio, Javier Matos, rechazó una propuesta de un alto cargo del Ministerio de la Presidencia, médico colegiado, de informar a la asamblea en representación del Gobierno sobre la forma de aplicar las Incompatibilidades. Matos le dijo que sólo podría hablar como colegiado si pedía turno de palabra.

Por su parte la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública se mostró en contra de la asamblea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 1985