Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La compañía petrolera Texaco condenada a pagar 10.530 millones de dólares a Pennzoil

Texaco, la tercera compañía petrolera más importante de Estados Unidos, amenaza bancarrota ante la sentencia de un jurado de Houston (Tejas), que la condenó a pagar 10.530 millones de dólares (más de billón y medio de pesetas) a la firma Pennzoil. La compañía petrolera no dispone de los 12.000 millones de dólares que debería depositar como fianza, según las leyes de Tejas, para apelar a un tribunal superior.

La sentencia se emitió el pasado 19 de noviembre y Texaco se vio obligada el martes a suspender temporalmente el comercio de sus acciones en Wall Street, ante el rápido descenso de las mismas. Las acciones de la firma petrolera se cotizaban ayer a 31,37 dólares, casi ocho dólares menos que la semana pasada.La indemnización, la mayor de la historia de los litigios civiles de los EE UU, sorprendió a los círculos petroleros. Fue, aprobada por un tribunal de 12 personas, que concedió a Pennzoil 7.500 millones de dólares (más de un billón de pesetas) como compensación y 3.000 millones (unos 474.000 millones de pesetas) por daños y perjuicios.

El tribunal declaró que en 1984 Texaco obtuvo impropiamente el control de la Getty Oil Corporation, que tenía ya un contrato de compra firmado con Pennzoil. Según la sentencia, Texaco violó ese contrato pujando por encima de lo estipulado y obtuvo la firma Getty por 10.100 millones de dólares.

Alfred de Crane, presidente de Texaco, indicó que si se exige la fianza para apelar tendrá que declarar a la empresa en bancarrota para proteger a sus accionistas, empleados y propiedades mientras pone sus finanzas en orden. Esta posibilidad es aún remota, pero debe tenerse en cuenta, según los analistas del sector petrolero.

Nuevas negociaciones

Los abogados de Pennzoil afirmaron que las declaraciones de Alfred Crane eran "propaganda encaminada a que se reduzca la indemnización impuesta por la sentencia". Según los abogados de lacompañía petrolera, Texaco no necesita aportar al contado el dinero de la fianza, sino que puede comprometer sus propiedades, valoradas en unos 23.000 millones de dólares (más de tres billones y medio de pesetas) para apelar a un tribunal superior.El próximo cinco de diciembre está prevista una sesión ante el juez, y en ella los abogados de Texaco pedirán la total anulación del veredicto. En medios petroleros estadounidenses se considera muy improbable la anulación de la sentencia, aunque se espera que el juez podría admitir una reducción de la indemnización para Pennzoil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de noviembre de 1985