Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Grupo Popular intenta demostrar que baja el nivel de vida

El Grupo Popular buscó ayer entre altos cargos de la Administración datos para documentar la opinión de que los españoles viven peor y pagan más impuestos con el Gobierno socialista.Para ello, la oposición conservadora dirigió ayer decenas de preguntas al secretario de Estado de Economía y Planificación, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y a otros cuatro altos cargos del fisco. El interrogatorio tuvo lugar en la comisión de Presupuestos del Congreso, donde el Grupo Popular apuntó varias veces que las previsiones del Gobierno llevan implícitas 250.000 parados más en 1985.

Fernández Ordóñez admitió que "es posible que la renta por habitante" haya disminuido en los últimos años en relación al ritmo europeo. Pero advirtió que una cosa es la distribución contable -entre salarios, excedentes empresariales e impuestos- y otra el reparto personal.

Tras contestar también que las previsiones y objetivos económicos del Gobierno son acertados en España con mayor aproximación que en otros países, el secretario de Estado de Economía afirmó que España ha realizado tarde su proceso de ajuste y es normal que en este período los recursos se hayan desviado desde el consumo al ahorro, la inversión y las exportaciones. "Pocos países han hecho tantas cosas en un período tan corto", manifestó Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

El Secretario General de Hacienda, Juan Francisco Martín Seco, discrepó de que el fraude haya aumentado durante el mandato socialista. Dijo que en el impuesto sobre la renta se ha reducido cada año más de 200.000 millones, aunque todavía supera el billón de pesetas.

El director general de Tributos, Francisco Javier Eiroa, confirmó que, si bien los ingresos presupuestados para el impuesto sobre el valor añadido en 1986 quedan en 1,3 billones de pesetas, la recaudación total alcanzará los 1,8 billones. Pero habrá que realizar las devoluciones del régimen transitorio y en el primer trimestre los ingresos seguirán atribuidos a los impuestos sustituidos.

El director general de Inspección, Jaime Gaiteiro, dijo que los planes trazados permitirán al fisco ingresos adicionales por valor de 229.000 millones de pesetas, sobre los 203.000 esperados en 1985.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de octubre de 1985