Una fragata estadounidense recoge en Valencia el helicóptero que aterrizó en un buque francés

La fragata de la VI Flota de Estados Unidos, a cuya dotación pertenece el helicóptero que realizó el martes un aterrizaje de emergencia sobre el mercante francés con bandera de conveniencia Estoril, esperaba a última hora de la tarde de ayer una mejora de las condiciones climatológicas para realizar el transbordo del aparato en el puerto de Valencia, donde ambos buques permanecen anclados.

Entre tanto, prosiguen las negociaciones de la tripulación del carguero con la Administración norteamericana, con objeto de conseguir la elevada indemnización que podrían obtener los marineros y el armador no sólo por el rescate, sino por el retraso ocasionado en las tareas propias del carguero.El helicóptero, un modelo ligero polivalente, con el número Navy HSL 36.1.658, pertenece a la fragata 1080 Paul, de la VI Flota de Estados Unidos, que permanece de maniobras en el Mediterráneo. A pesar del hermetismo, mantenido, tanto por la Embajada norteamericana como por las autoridades militares españolas, por lo que consideran "secreto militar", el incidente que provocó el aterrizaje del aparato sobre el mercante francés, con bandera de la isla de Granada, se produjo al agotarse el combustible del aparato. El Estoril, que realiza habitualmente el trayecto entre Valencia y el puerto italiano de Livorno, despejó la cubierta y autorizó el aterrizaje del helicóptero tras captar la llamada de socorro de los marines.

Una vez rescatado el aparato, el Estoril siguió su ruta hasta el puerto de Valencia, donde atracó a media tarde del miércoles para recoger un cargamento de automóviles con destino a Italia y otros países de Centroeuropa. El armador del buque francés, M. Carline, y la consignataria del mismo, Marítima Valenciana, han iniciado conversaciones con el abogado Fernando Meana, especialista en temas marítimos internacionales, para reclamar las indemnizaciones por el rescate del aparato, así como por "las molestias y retrasos" ocasionados.

Un precedente

Fernando Meana ya intervino en el contencioso de la tripulación del carguero español Alraigo, que rescató un avión Harrier británico en aguas del Atlántico en junio de 1983. La suma conseguida por la tripulación del Alraigo superó los 100 millones de pesetas.Entre tanto, ni la Embajada norteamericana ni la Comandancia Militar de Marina de Valencia han querido facilitar detalles en torno al servicio que realizaba el helicóptero en el momento de agotar su combustible, ni tampoco sobre la naturaleza de las maniobras que lleva a cabo actualmente la VI Flota de Estados Unidos en aguas del Mediterráneo y, presumiblemente, cerca de territorio español. Ambas fuentes consideran que el incidente carece de gravedad. A última hora de la tarde de ayer, y a pesar de que la cubierta de la fragata se encontraba a punto para recibir al helicóptero, los técnicos esperaban una mejoría del tiempo -intensamente lluvioso- para efectuar el transbordo.

Por otra parte, y a pesar del hermetismo oficial, se ha podido saber que la Administración norteamericana ha pedido la mediación española para dar solución al contencioso que pudiera derivarse como consecuencia de la solicitud de indemnización cursada por la tripulación del Estoril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de septiembre de 1985.

Lo más visto en...

Top 50