Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Príncipe de Asturias comienza su formación militar

El Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón y Grecia, ingresó ayer en la. Academia General Militar de Zaragoza como miembro de la 441 promoción de militares del Ejército de Tierra. A las 11.45, y tras despedirse en el patio de armas de las autoridades militares que le recibieron, el Príncipe penetró en la zona destinada a los cadetes con la sola compañía del jefe de su sección de clase, el capitán de Infantería Emilio Tomé de la Vega, quien le acompañó a la camareta 5.011, que ocupará durante el año que estará en la academia militar.

El heredero de la Corona, que cuenta 17 años de edad, llegó a la base aérea de Zaragoza a las 10.30, a bordo de un avión Mystere. En su viaje desde Ma drid el Príncipe fue acompañado tan sólo por el teniente coronel de Infantería de Marina Antonio Alcina, quien ya ejerció como tu tor de don Felipe durante su es tancia, a lo largo del curso pasa do, en el colegio canadiense de Lakefield.

El príncipe Felipe junto al director de la Academia de Zaragoza, Ángel Santos (i) y Baldomero Lozano, capitán general de Zaragoza ampliar foto
El príncipe Felipe junto al director de la Academia de Zaragoza, Ángel Santos (i) y Baldomero Lozano, capitán general de Zaragoza

Alcina acompañará al Príncipe durante sus primeras semanas en la academia. Al pie de la escalerilla del avión el Príncipe de Asturias fue saludado por el jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente ge neral José María Sáenz de Teja da; el jefe de la III Región Aérea (Zaragoza), general de división García Matres, y el presidente de la comunidad autónoma, Santiago Marraco. Don Felipe, que vestía traje azul marino y camisa azul clara, recibió después los honores de ordenanza.

Visita al Pilar

Durante una breve charla con el Príncipe, el presidente de la comunidad autónoma le comentó que posiblemente le esperaba un año duro en la academia militar, mientras don Felipe se limitaba a asentir levemente con la cabeza con un gesto serio que no perdió en toda la mañana.El escuadrón de honores desfiló a continuación ante las autoridades, y el Príncipe se trasladó inmediatamente a la basílica del Pilar, en cuyas proximidades y en el interior aguardaban ya más de 1.000 personas para ver a don Felipe. En el templo, adonde Hegó a las 10.55, el Príncipe besó la imagen de la Virgen y penetró en .la sacristía de la basílica, donde firmó en el libro de oro y fue saludado por el arzobispo de Zaragoza, Elías Yanes, y por los canónigos Agustín Piera, Antéro Hombría y Tomás Domingo. El heredero de la Corona se dirigió después, acompañado ya sólo por las autoridades militares, a la Academia General, situada a unos cuatro kilómetros de la capital, en la carretera Zaragoza-Huesca. Allí fue recibido, a las 11.20, por el director del centro, general Ángel Santos Bobo, en cuyo despacho permaneció durante unos 10 minutos. De nuevo con las autoridades militares acompañantes, el Príncipe penetró en el patio de armas de la academia, en cuyo acceso existe una gran estatua ecuestre del anterior jefe del Estac-o, general Franco, quien fue el primer director del centro. En el patio de armas el Príncipe se trasladó a la sala de banderas y minutos más tarde se despidió de las autoridades. Antes de decir adiós, el jefe del Estado Mayor del Ejército, saludando militarmente, dijo al Príncipe: "Alteza, bienvenido. Su ingreso en la primera academia militar de enseñanza superior es un honor para el Ejército". Don Felipe cruzó el patio y, ya como un cadete más, acompañado del capitán Tomé, penetró en el pabellón Hidalgo Cisneros, la zona donde, pasará este curso. Por la tarde estaba previsto que vistiera ya et típico uniforme gris de cadete, y hoy acudirá a su primera clase, a las 8.45.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de septiembre de 1985

Más información

  • Don Felipe estará acompañado las primeras semanas por el teniente coronel Alcina