Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno abordará una nutrida relación de cuestiones políticas en su primera reunión tras las vacaciones

El Gobierno deberá hacer frente mañana a una nutrida agenda de cuestiones políticas, tras la primera reunión de subsecretarios celebrada ayer después de varias semanas de inactividad debido a las vacaciones veraniegas. La preparación del Consejo de Ministros de mañana se prolongó durante la tarde de ayer por espacio de más de cuatro horas. A lo largo de la jornada se reincorporaron. a sus despachos todos los ministros del Gabinete, excepto el de Defensa y el de Trabajo, que lo harán hoy. No obstante, numerosos directores generales y otros cargos de responsabilidad en los Ministerios no regresarán a trabajar hasta el próximo lunes.

Entre los asuntos que estaba previsto que abordase la Comisión de Subsecretarios en su reunión de ayer se eripontraba el proyecto de Ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, el nombramiento del comisario especial contra la droga y los de, nuevos altos cargos en el Ministerio de Asuntos Exteriores, junto con la designación de varios embajadores de España, así como el estudio de tres anteproyectos de ley relativos al funcionamiento del Tribunal de Cuentas, la regulación de las tasas fiscales y la reordenación de los transportes terrestres.Fuentes oficiales revelaron ayer que una de las cuestiones importantes que Felipe González tiene previsto tratar durante su visita a la República Popular de China es el apoyo al consorcio español Técnicas Reunidas -Centunión para que le sea adjudicada la construcción de una refinería, valorada en más de 300 millones de dólares (unos 48.600 millones de pesetas).

La presencia de Miguel Boyer, anterior ministro de Economía y Hacienda y actual presidente del Banco Exterior de España, en la comitiva oficial de Felipe González, a petición de éste, se halla relacionada, al menos en parte, con el interés de que fructifiquen estos y otros proyectos industriales y comerciales, ya que Boyer fue el principal artífice del ingreso de España en el Banco Asiático de Desarrollo.

Audiencia con el Rey

El presidentedel Gobierno se incorporó ayer definitivamente a su despacho oficial de la Moncloa, concluyendo de este modo sus vacaciones estivales en la localidad mallorquina de Andraitx. Horas antes de su partida hacia Madrid, Felipe González despachó durante cerca de dos horas con el Rey en el palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, en la tercera audiencia que don Juan Carlos concedió al presidente del Gobierno desde el inicio de las vacaciones, según informa nuestro corresponsal en Palma de Mallorca, Joan A. Caimari. Las anteriores entrevistas se celebraron los pasados días 2 y 13 de este mes.

En un despacho que fue calificado de habitual por fuentes de Marivent, González informó al Rey de los temas que mañana, miércoles, serán tratados en el Consejo de Ministros, así como de otras cuestiones de Estado, entre ellas el próximo viaje que realizará a China y Japón, donde será recibido por el emperador Hiro Hito, y de las conversaciones mantenidas en Madrid la semana pasada con los ministros de Economía y Asuntos Exteriores, Carlos Solchaga y Francisco Fernández Ordóñez.

Antes de dirigirse al aeropuerto de Son Sant Joan para tomar el avión de las Fuerzas Aéreas que le llevó a Madrid, Felipe González se despidió del ex canciller austriaco Bruno Kreisky.

Despedida oficial

El delegado del Gobierno en Baleares, Carlos Martín Plasencia, que acompañó a González hasta el aeropuerto mallorquín, declaró que el presidente le había dicho: "Estas han sido las vacaciones más largas y tranquilas que he pasado". González añadió que piensa regresar a la isla cuando el tiempo se lo permita. El presidente del Gobierno y su familia llegaron a Madrid pasadas las 13 horas.

Por otra parte, el rey Juan Carlos mantuvo ayer, en las nuevas dependencias del reformado palacio de la Almudama, en Palma de Mallorca, s u tradicional recepción a los informadores gráficos acreditados para informar de la estancia de la familia real en Mallorca. El Rey, la Reina y sus tres hijos recorrieron las de endencias de este palacio recientemente inaugurado por el jefe de la CasaReal, el marqués de Mondéjar, y que en adelante serán utilizadas como sede de los actos oficiales del Jefe del Estado en Palma de Malorca.

Durante la noche de ayer tuvo lugar en el salón del Tinell la también tradicional cena de despedida que la familia real ofrece anualmente a autoridades y personalidades de Baleares al término de sus vacaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de agosto de 1985

Más información

  • La Comisión de Subsecretarios dedicó más de cuatro horas a preparar el Consejo de Ministros